NUM 191/ México, D.F.

El Proyecto Estratégico para la Seguridad Alimentaria (PESA) será a partir de este año uno de los programas punta de lanza en la Cruzada Nacional contra el Hambre, afirmó el subsecretario de Desarrollo Rural de la SAGARPA, Arturo Osornio Sánchez.


Este programa, explicó, fue rediseñado y reorientado en esta administración para atender el desarrollo de capacidades en las comunidades rurales en situación de alta y muy alta marginación, incorpora a los beneficiarios a esquemas productivos e incentiva la producción por encima de modelos asistencialistas.


Durante la tercera sesión ordinaria del Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable (CMDRS), Osornio Sánchez subrayó que el PESA contribuye a uno de los objetivos de la Cruzada Nacional contra el Hambre, el cual busca aumentar la producción de alimentos y mejorar el ingreso de los pequeños productores.


Con base en las políticas públicas puestas en marcha por el Presidente Enrique Peña Nieto, el funcionario federal precisó que la SAGARPA ejercerá este año -a través del PESA- mil 500 millones de pesos para atender tres mil 700 localidades en 258 municipios del país, en beneficio de 100 mil familias, de acuerdo a los lineamientos marcados por el secretario Enrique Martínez y Martínez.


Cabe mencionar que el 77.7 por ciento de estos municipios se concentran en Oaxaca (44.59), Guerrero (17.6) y Chiapas (15.6), señaló.


Recursos generales del PESA

A nivel nacional, el PESA cuenta este año con un presupuesto total de tres mil millones de pesos para ejercerse en 20 entidades federativas, adheridas a este programa, en las que se desarrollarán 200 mil micros proyectos productivos y obras de captación de agua.


Doscientas mil familias de nueve mil localidades rurales de alta y muy alta marginación, en mil 050 municipios del país, serán beneficiarias de este programa operado por la SAGARPA y la Organización Mundial para la Alimentación y la Agricultura (FAO).


Metodología del PESA

Representantes de la Unidad Técnica Nacional de la FAO, subrayaron ante el CMDRS, que la reorientación del PESA permitirá incentivar el desarrollo de capacidades, participación comunitaria y aseguramiento de abasto de agua, entre otros.


Señaló que las etapas de aplicación del PESA se redujeron a dos, con el fin de enfocarse en los alimentos y el ingreso de los beneficiarios.


El PESA se integra con recursos de tres programas: Apoyo a la Inversión en Equipamiento e Infraestructura, Desarrollo de Capacidades y Sustentabilidad de los Recursos Naturales.


Los estados objetivos del PESA son: Guanajuato, Yucatán, Tabasco, Jalisco, Tlaxcala, Nayarit, Campeche, Morelos, Michoacán, Chihuahua, Zacatecas, San Luis Potosí, Durango, México, Veracruz, Puebla, Hidalgo, Chiapas, Oaxaca y Guerrero.