• ​En conferencia de prensa, el secretario Enrique Martínez y Martínez subrayó que la modificación de tarifas arancelarias al maíz y sorgo, aunada a la operación del Tablero de Control Productivo, contribuirá a una mejor planeación en la producción de alimentos y a contrarrestar la distorsión de precios en el mercado nacional.
  • “Esperamos con esto, que el mensaje sea muy claro para todos aquellos comercializadores y acopiadores, que sepan que primero tienen que comprar el producto a los productores mexicanos, y que lo hay, existe”: EMM.
  • Las nuevas reglas de operación, próximas a publicarse, están diseñadas para impulsar la producción agroalimentaria nacional, con el propósito de iniciar en los primeros días de enero la apertura de ventanillas y la firma de los convenios de concurrencia con las entidades federativas del país.

Con la prioridad de reordenar el mercado interno de los principales productos básicos, así como mejorar los ingresos de los productores del sector agroalimentario y los precios al consumidor, el Gobierno de la República puso en marcha el decreto por el que se anula la libre importación de maíz y sorgo, aseguró el secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez y Martínez.


En conferencia de prensa, el titular de la SAGARPA subrayó que esta medida –la cual considera un arancel de 20 por ciento al maíz y 15 por ciento al sorgo- aunada a la operación del Tablero de Control Productivo, conjuntamente con la Secretaría de Economía, contribuirá a una mejor planeación en la producción de alimentos y a contrarrestar la distorsión de precios en el mercado nacional.


“Esperamos con esto, que el mensaje sea muy claro para todos aquellos comercializadores y acopiadores, que sepan que primero tienen que comprar el producto a los productores mexicanos, y que lo hay, existe”, afirmó.


Informó que los mercados de futuros y las expectativas de producción en los últimos dos ciclos, con una buena capacidad de agua en las presas y mantos acuíferos, permiten prever una buena producción de granos, un 30 por ciento más, lo cual garantizará el abasto interno.


Precisó que con este nuevo mecanismo de evaluación en los inventarios, estimaciones de producción y demanda principalmente de siete productos básicos: maíz, sorgo, trigo, azúcar, frijol, huevo y pollo, se logrará la estabilidad de precios y certidumbre a los productores, a efecto de  prevenir problemas en el mercado nacional.


Destacó que “el compromiso del Presidente Enrique Peña Nieto es abrir la posibilidad de importación de alimentos sólo cuando la producción mexicana sea deficitaria, pero no cuando sea superavitaria, porque eso nos causa un gran trastorno y un problema muy serio de los precios al productor”.


Con esta filosofía, la instrucción presidencial, es que estamos avanzando en la manera de ordenar el mercado de los principales productos básicos del país, externó.


Detalló que en los últimos años la producción de maíz blanco y sorgo en México es superavitaria, es decir, hemos tenido excedentes de producción, y consecuentemente el precio al productor se ha visto afectado.


En el caso del maíz, agregó, en dos años se ha reducido el precio a menos del 50 por ciento del valor para el productor de maíz, y sin embargo, los productos al consumidor, derivados del maíz blanco, no han sostenido ninguna reducción, como es el caso concreto de la tortilla, de la harina de maíz y del nixtamal, lo cual  afecta de una manera muy seria a los productores.


Explicó que es en maíz y en sorgo donde se tiene un mayor grado de problema de mercado, por lo que este decreto modificatorio a la Ley de los Impuestos Generales de Importación y de Exportación considera un arancel a maíz, sorgo y limón de países con los que México no tiene un tratado comercial.


Acompañado por el subsecretario de Agricultura, Jesús Aguilar Padilla, y el director en jefe de la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (ASERCA), Baltazar Hinojosa Ochoa, el secretario Enrique Martínez y Martínez indicó que en estos ajustes también se prevé fortalecer los esquemas de reconversión productiva para cultivos de caña de azúcar por arroz (Colima y Nayarit), trigo duro por panificable (Sonora) y maíz blanco por amarillo (Sinaloa).  


Programas y recursos en tiempo y forma en el 2014

Con respecto a los cambios estructurales y programáticos en la SAGARPA, el secretario Enrique Martínez y Martínez aseveró que las nuevas reglas de operación, próximas a publicarse, están diseñadas para impulsar la producción agroalimentaria nacional, con el propósito de iniciar en los primeros días de enero la apertura de ventanillas y la firma de los convenios de concurrencia con las entidades federativas del país.


Mencionó que se trabaja en coordinación con autoridades federales y estatales, así como con todos los actores de las cadenas productivas, para hacer más accesibles y oportunos los programas e incentivos de la Secretaría y lograr una desregulación de normas y leyes en el sector agroalimentario.


El subsecretario Jesús Aguilar Padilla señaló que el espíritu de cambio en las nuevas reglas de operación se basa en tres principios: simplificación, con lo que se tomará como padrón de referencia para otros esquemas de apoyo al PROCAMPO Productivo; la ampliación de vigencia del documento hacendario 32D, para lo cual las Secretarías de Hacienda y la SAGARPA tendrán la facultad de corroborar datos, y la iniciativa de recuperar la confianza en el productor, con la entrega anticipada de apoyos e incentivos de algún componente por parte de la Secretaría.


A su vez, el director en jefe de ASERCA, Baltazar Hinojosa Ochoa, informó que el año próximo se fortalecerán los esquemas de agricultura por contrato, a afecto de acompañar a los productores, principalmente pequeños y medianos, en la siembra de granos para que obtengan mayores beneficios por sus cultivos.