NUM. 405/México, D.F.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) convinieron desarrollar infraestructura hidroagrícola en por lo menos 13  estados del país, con el propósito de elevar la productividad en el sector primario y avanzar hacia la seguridad alimentaria.


Con base en un convenio de colaboración --el primero entre ambas dependencias en más de 10 años— se establecieron acciones y proyectos para potencializar la infraestructura hidráulica en el país, lo que aunado al clima favorable, la calidad de la tierra y el agua disponible hace factible incrementar hasta en 500 por ciento la productividad agrícola.


En Campeche, Chiapas, Chihuahua, Colima, Jalisco, Nayarit, Sinaloa, San Luis Potosí, Sonora, Tabasco, Veracruz y Yucatán, entre otros estados, se impulsarán las actividades agropecuarias en las zonas de temporal o unidades de irrigación, mediante obras hidráulicas para riego suplementario que permitan garantizar mejores rendimientos y condiciones de vida a los productores y sus familias.


Algunas de las obras a desarrollar son presas de almacenamiento, infraestructura de riego tecnificado y de drenaje, perforación de pozos, canales de conducción y drenes de distribución de agua, así como construcción de bordos y de distritos de riego.


El director general de la CONAGUA, David Korenfeld, subrayó que se aprovechará sustentablemente la disponibilidad de agua superficial y subterránea para favorecer el desarrollo de cultivos, principalmente durante la época de estiaje, y con ello lograr productos más competitivos internacionalmente.


El titular de la SAGARPA, Enrique Martínez y Martínez, hizo énfasis en que se potencializará la producción de cultivos como ajonjolí, sorgo forrajero, sandía, maíz, mango, tamarindo, frijol, papaya, plátano, cacao, caña, palma africana, pastos, arroz, aguacate, limón, durazno, naranja, jitomate, pepino, chile, tabaco, coco y soya.


Indicó que ante desafíos como el cambio climático y la necesidad de elevar la producción de alimentos, el Gobierno de la República  promueve un nuevo enfoque de planeación agropecuaria, entre lo que destaca un uso más eficiente del agua en el sector primario, a través de la tecnificación del riego y la reconversión a cultivos que requieren un menor consumo del líquido.


Finalmente, ambos funcionarios acordaron que se continuará el análisis de algunos de los proyectos a desarrollar para lograr un mejor uso del agua e impulsar la productividad agrícola de México.