B0455/Roma, Italia
  • ​El trabajo articulador de la FAO permitirá facilitar el intercambio de experiencias que sirvan a los países con potencial para su desarrollo pesquero y acuícola: comisionado Mario Aguilar Sánchez.
Al participar en el 31 periodo de sesiones del Comité de Pesca de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el titular de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), Mario Aguilar Sánchez, destacó la necesidad de que en ese organismo internacional se aborden los aspectos de sanidad y enfermedades que afectan a la camaronicultura, como el caso reciente del Síndrome de Mortalidad Temprana (EMS) y su impacto en la producción mundial.

Señaló el comisionado que en la FAO “acertadamente se reconoce la importancia del crecimiento de la acuacultura como la actividad que aportará los volúmenes necesarios para el abasto de alimento, pero aparejado de esta actividad surgen cuestiones sanitarias y de otro tipo que impactan la productividad”.

En este rubro —añadió— el trabajo articulador de la FAO permitirá facilitar el intercambio de experiencias que sirvan a los países con potencial para su desarrollo.

“Las mejoras tecnológicas y la viabilidad de su transferencia, así como la investigación, creemos deben analizarse de manera efectiva como tarea esencial y abordarse como un tema selecto”, comentó el funcionario del Gobierno Federal.

Mario Aguilar Sánchez —quien asistió a la reunión mundial de la FAO acompañado del presidente de la Comisión de Pesca del Senado de la República, Francisco Salvador López Brito, y el director general del Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA), Raúl Adán Romo Trujillo— habló también de la publicación especializada sobre el estado mundial de la pesca y la acuacultura “State of World Fisheries and Aquaculture” (SOFIA, por sus siglas en inglés), de la que reconoció su liderazgo y alcance en el sector pesquero internacional.

Indicó que esta publicación es más que una compilación estadística que identifica tendencias generales de la actividad pesquera, toda vez que constituye  una herramienta importante para el diseño de políticas públicas y por ello su diseño y orientaciones merecen la mayor atención.

Agregó que estos ejes se han nutrido de los trabajos de esta organización, por lo que la información que la FAO provee es esencial y de ahí la necesidad de continuar optimizándola.

Consideró que es fundamental que SOFIA, de manera directa o indirecta, provea de información más detallada, por país inclusive, particularmente en la que se basa para llegar a estimaciones regionales que aquí se presentan, como la relativa a las tasas de crecimiento por captura y acuicultura, la evaluación que se hace de la productividad por pescador y acuicultor, y la de consumo per cápita, entre otras.

Subrayó el titular de CONAPESCA la relevancia de incluir en la publicación especializada un espacio para el comercio de productos pesqueros, dada la importancia internacional de su crecimiento, que anualmente supera el cinco por ciento y los 136 billones de dólares.

Al respecto, apuntó la relevancia de que la FAO analice las barreras que persisten para el intercambio comercial, particularmente aquellas que afectan o no incentivan a las pesquerías sustentables.

“Los eco etiquetados y certificaciones tienen cada vez más una presencia en el comercio internacional. FAO, específicamente SOFIA, debe analizar su idoneidad a la luz de las directrices que aprobamos aquí”, abundó el comisionado.

Ante un concurrido auditorio de participantes en esta sesión que fue inaugurada por el director general de la FAO, José Graziano da Silva, Mario Aguilar informó que México cuenta hoy con cinco ejes de política pública para el desarrollo del sector: un ordenamiento pesquero y acuícola integral y sustentable; la observancia normativa; desarrollo de infraestructura pesquera; desarrollo estratégico de la acuicultura, y fomento al consumo.