NUM.266 / Mazatlán, Sin.

  •  El organismo internacional publicó el informe definitivo del Grupo Especial, el cual se encargó de revisar las modificaciones al sistema de etiquetado “dolphin safe” de Estados Unidos. 

  • Se reitera que el método de captura de atún realizado por la pesquería mexicana es altamente selectivo y capaz de reportar y asegurar con certeza el grado de protección a la población de delfines, lo cual contrasta con otros métodos de pesca que sí tienen acceso a la etiqueta "dophin safe”, afirmó el titular de la CONAPESCA. 

La Organización Mundial del Comercio (OMC) publicó el informe definitivo del Grupo Especial —que se encargó de revisar las modificaciones al sistema de etiquetado “dolphin safe” de Estados Unidos—, en el que reitera el carácter discriminatorio e injusto de la medida aplicada en contra de la industria de túnidos de México, informó el comisionado nacional de Acuacultura y Pesca, Mario Aguilar Sánchez. 

La OMC nuevamente le ha dado la razón a México, al demostrarse que el método de captura de atún realizado por la pesquería mexicana es altamente selectivo y capaz de reportar y asegurar con certeza el grado de protección a la población de delfines. 

Confirma así que el etiquetado estadounidense “dolphin safe” es discriminatorio e injusto para México y por tanto viola las disposiciones de la OMC, subrayó el funcionario de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA). 

“Las resoluciones emitidas por el organismo internacional deben ser atendidas bajo un espíritu de cooperación entre las naciones, postura que privilegia México en todos los asuntos de colaboración e intercambio con Estados Unidos y los demás países”, puntualizó Aguilar Sánchez. 

En el informe, el Grupo Especial destaca que continúa afectándose la competitividad de los productos mexicanos, al negarles la etiqueta “dolphin safe” y permitir que otros países la obtengan pese a que no pueden demostrar que no se ocasiona daño a los delfines durante la pesca del atún. 

Esta decisión favorable para México determina que las modificaciones realizadas por Estados Unidos —mediante las cuales pretendía brindar mayor certeza al consumidor sobre la no afectación a los delfines en la captura de atún mediante otros métodos de pesca distintos al utilizado principalmente por México­— no son suficientes para garantizar que se informa verazmente al consumidor, según determinó la OMC, ya que México demostró que otros métodos de pesca, aplicados en el ámbito internacional, afectan y matan delfines y otras especies sin que las industrias lo reporten, no obstante obtienen la etiqueta “dolphin safe”. 

México mantiene su defensa permanente de los intereses de su industria y busca el cabal cumplimiento de las obligaciones internacionales de Estados Unidos.