NUM. 595 / México, D.F.

• Se graduó la Generación 12 (G12) del Centro Nacional de Adiestramiento y Desarrollo de la Unidad Canina (CENADUC).

• Las labores de inspección se refuerzan con el apoyo de Unidades Caninas  (Manejador-Perro), que presentan una efectividad de 96 por ciento.

• La revisión que realizan los perros a través del olfato agiliza las tareas de inspección, pues mientras una persona tarda dos minutos en revisar una maleta, un canino adiestrado lo hace en 10 segundos.
 
Con el objetivo de fortalecer las labores de inspección que lleva a cabo la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) para disminuir el riesgo de introducción y diseminación de plagas y enfermedades que pudieran afectar el patrimonio agroalimentario nacional, se graduó la generación número 12 (G12) del Centro Nacional de Adiestramiento y Desarrollo de la Unidad Canina (CENADUC).

Con la G12, que consta de nueve Unidades Caninas (binomio manejador-perro), el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) refuerza su Sistema de Inspección Fitozoosanitaria que opera en los aeropuertos, puertos, fronteras y carreteras del país.

Estos binomios fortalecerán las acciones que se llevan a cabo en las Oficinas de Inspección de Sanidad Agropecuaria (OISA) de Cozumel, Quintana Roo; Ciudad Cuauhtémoc y Ciudad Hidalgo, Chiapas; El Ceibo, Tabasco; Nogales, Sonora, y en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

La capacitación y adiestramiento de las unidades caninas se llevó a cabo en las instalaciones del CENADUC, ubicado en Tecámac, Estado de México, dentro de la Unidad Integral de Servicios, Diagnóstico y Constatación (UISDC) del SENASICA.

Durante 45 días, nueve oficiales de inspección tomaron el curso básico de manejador para formar Unidades Caninas con los perros que fueron adiestrados, a su vez, en un lapso de 90 días.

El SENASICA, a través de la Dirección General de Inspección Fitozoosanitaria (DGIF), implementó el Programa de la Unidad Canina -el cual ya cuenta con 91 unidades- con el objetivo de hacer más rápidas y eficientes las inspecciones que se llevan a cabo para disminuir el riesgo de introducción y diseminación de plagas y enfermedades que pudieran afectar el patrimonio agropecuario nacional.

Las labores de inspección se han reforzado con el apoyo de perros adiestrados en la detección de mercancías agropecuarias, con una efectividad de 96 por ciento. Cuando el perro detecta alguna mercancía -mediante el marcaje pasivo- señala el equipaje, el cual es posteriormente revisado por el Oficial de la OISA, a fin de verificar la presencia de algún producto prohibido.

La revisión que realizan los perros a través del olfato agiliza la tarea, pues mientras una persona tarda dos minutos en revisar una maleta, un canino adiestrado lo hace en tan sólo 10 segundos.

Con este procedimiento, las Unidades Caninas coadyuvan a realizar con mayor rapidez y eficiencia las actividades de inspección fito y zoosanitaria en los puntos de ingreso al país (puertos, fronteras y aeropuertos), así como en los Punto de Verificación e Inspección Federal (PVIF) que existen en el territorio nacional.

El CENADUC cuenta con 14 perreras, simulador de sala de aeropuerto con banda móvil y sonido ambiental y un simulador PVIF, infraestructura que sirve para que los perros aprendan a moverse en cualquiera de los escenarios en los que trabajarán realmente.

Cabe resaltar que el CENADUC no cuenta con criaderos de perros, por lo que trabaja con asociaciones dedicadas al rescate de canes abandonados, de entre los cuales el personal del centro elige a los que tienen el carácter y las cualidades requeridas para la actividad que van a realizar.