• ​Con el análisis de las imágenes satelitales, los científicos de este organismo de la SAGARPA buscan un mejor aprovechamiento y sustentabilidad de los recursos marinos en el Golfo de México y el océano Pacífico.
  • La información recabada por los especialistas del INAPESCA se incorpora a un boletín marino de  reciente creación, el cual describe las condiciones oceanográficas de la Zona  Económica Exclusiva de México y mares adyacentes.
  • Mediante este boletín también se difundirán documentos para capacitar a otros investigadores en el uso de las imágenes satelitales y los métodos para analizarlas.

Investigadores del Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) lanzaron un sistema de monitoreo oceanográfico mediante imágenes satelitales, con el objetivo de conocer las condiciones climáticas en aguas mexicanas y contar con  información para planear las actividades pesqueras en ambos litorales del país.


A través del análisis de las imágenes satelitales, los científicos de este organismo de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) buscan un mejor aprovechamiento y sustentabilidad de los recursos marinos en el Golfo de México y el océano Pacífico.


Los estudios harán posible determinar algunas de las causas que influyen en la producción pesquera, con lo que también se podrán establecer medidas para la conservación de las especies.


El análisis se realiza a partir de imágenes satelitales captadas por el sensor MODIS (Moderate Resolution Imaging Spectroradiometer) instalado en el satélite “Aqua”, que es parte del sistema de observación de la tierra, que utiliza  la NASA.


Mediante la colaboración de la Comisión Nacional de la Biodiversidad y del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), los científicos del INAPESCA tienen acceso a estos datos.


La información recabada por los especialistas del INAPESCA es incorporada a un boletín marino de  reciente creación. La publicación describe las condiciones oceanográficas de la Zona  Económica Exclusiva de México y mares adyacentes, para lo cual se utilizan como indicadores la temperatura superficial marina y la presencia de clorofila.


Este boletín marino es difundido a través de la página web de INAPESCA www.inapesca.gob.mx y se instrumenta en varias etapas. En la primera de ellas, que concluyó en los primeros días de noviembre, se describen las condiciones imperantes en el primer semestre del presente año.


Además de las imágenes promedio mensuales, el boletín incluye una breve descripción de la distribución de ambas variables (temperatura superficial marina y clorofila) y sus anomalías. Esto es, la diferencia entre los valores observados y las condiciones promedio de al menos una década.


Esta información permite identificar si la temperatura (o la clorofila) en un mes en particular fue mayor o menor que el promedio de ese mismo período en años anteriores.


Otros elementos importantes que forman parte del boletín, son la descripción de los índices climáticos de los eventos de escala global (como El Niño) y la presencia de meteoros (frentes fríos y huracanes).


En una segunda etapa, que iniciará en enero, además de actualizar la descripción de las condiciones ambientales en los mares mexicanos, se incluirán datos numéricos y  la descripción de la variabilidad ambiental de áreas de importancia pesquera y acuícola durante la última década.


Mediante el boletín también se difundirán documentos para capacitar a otros investigadores en el uso de las imágenes satelitales y los métodos para analizarlas.


Cabe señalar que con esta publicación se obtendrán beneficios a corto, mediano y largo plazo, ya que se podrán conocer las condiciones de temperatura y la disponibilidad de alimento para los recursos pesqueros casi en tiempo real.


Adicionalmente, se detectará la presencia de eventos globales y regionales, que pueden modificar sustancialmente el ambiente, la dinámica poblacional de los especímenes de importancia comercial y su disponibilidad.


El conocimiento oportuno de estos fenómenos naturales permite tomar medidas para proteger a las especies que son más sensibles a los cambios térmicos o explicar las variaciones en la captura de algunos de los peces más cotizados, como el huachinango del Pacífico.


A mediano plazo, y con la colaboración de otros especialistas, se analizarán la influencia de los cambios ambientales en las variaciones, abundancia y distribución de los organismos, mediante series de tiempo prolongadas.


Lo anterior, permitirá contar con un pronóstico de la producción pesquera o acuícola de algunos recursos, principalmente de aquellas especies  cuyo ciclo de vida es corto, como el caso del camarón.


A largo plazo, se pretende que esta información contribuya a plantear los posibles escenarios -con variables como los cambios  climáticos a nivel   global-, lo cual servirá para establecer medidas de adaptación,  con miras al óptimo desarrollo de la actividad pesquera.