NUM. 749 / MÉXICO D.F. 

 El Gobierno Federal promueve que la investigación científica genere beneficios directos a la sociedad y a los sectores productivos.

 
• Impulsa SAGARPA un trabajo científico de mayor vínculo con la sociedad y que contribuya a garantizar la seguridad alimentaria: RRT.
 
• En esta primera misión de más de 60 días por el océano Pacífico, especialistas del INAPESCA y siete instituciones investigaron en 110 estaciones, donde realizaron prospección pesquera acústica que les aportó elementos para definir distribución y abundancia de especies.
 
El Buque de Investigación Pesquera y Oceanográfica (BIPO) regresó de su primera expedición científica en aguas de la Zona Económica Exclusiva (ZEE) del noroeste del Pacífico mexicano, donde realizó estudios de prospección pesquera acústica y de oceanografía, los cuales no se habían efectuado desde hace más de medio siglo, informó el director general del Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA), Raúl Romo Trujillo.

 
De acuerdo con reportes preliminares de los especialistas que participaron en esta primera expedición científica —que duró 61 días (del 9 de julio al 5 de septiembre)—, destacan acciones en 110 estaciones de investigación, informó Romo Trujillo.

 
En cada punto se realizaron estudios de las corrientes marinas, temperatura y características fisicoquímicas del agua, en distintas profundidades, entre otras investigaciones oceanográficas, detalló.

 
Abundó que el análisis de la información derivada de este crucero (en el que participaron 22 investigadores de diversas instituciones y 18 tripulantes) permitirá conocer la posibilidad que tiene nuestro país de incrementar en el futuro la producción pesquera nacional.

 
El titular del INAPESCA afirmó que en impulso a la productividad pesquera y acuícola del país, el Gobierno Federal promueve que la investigación científica genere beneficios directos a la sociedad y a los sectores productivos.

 
“Los trabajos que realizan los servidores públicos del Instituto están enfocados a mantener un mayor vínculo con la sociedad mexicana y contribuir a garantizar la seguridad alimentaria, como lo ha instruido el Ejecutivo Federal, a través del secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez y Martínez”, subrayó.

 
El director general de Investigación Pesquera en el Pacífico del INAPESCA, Manuel Neváres Martínez, explicó que en este primer crucero de 61 días, en el que participaron siete instituciones científicas, se efectuaron análisis con ecosonda científica multihaz para prospectar acústicamente y definir la distribución y abundancia de especies diversas, que se encuentran desde la superficie hasta los mil 500 metros de profundidad.

 
El también coordinador de los trabajos científicos que realiza el BIPO detalló que en cada una de las estaciones de investigación programadas se llevaron a cabo lances con roseta (moderno instrumento de recipientes múltiples para toma de muestras de agua) y de zonda multiparámetros (conocida como CTD) para la colecta de agua y medición de parámetros fisicoquímicos a diferentes profundidades.

 
Abundó que a lo largo de los transectos (técnica de observación y captura de datos) se practicaron análisis químicos, de niveles de oxígeno, potencial de hidrógeno (PH) y salinidad en la capa superficial, entre otras variables.

 
En el trabajo con artes de pesca se realizaron lances de redes de plancton a fin de analizar el tipo de organismos existentes en las profundidades donde se realizó el arrastre, agregó.

 
De acuerdo con los protocolos de investigación establecidos para este tipo de estudios, el análisis y clasificación de los datos obtenidos requerirá de varias semanas, lo que dará certeza en la emisión de conclusiones y resultados, indicó.

 
Adelantó que el siguiente crucero científico para la misma zona está programado para el período octubre-noviembre del presente año, con lo que se dará continuidad a las investigaciones del Instituto Nacional de Pesca.

 

El INAPESCA encabezó al grupo de científicos de esta primera expedición, que pertenecen al Centro Interdisciplinario de Ciencias Marinas del Instituto Politécnico Nacional (CICIMAR), Centro de Investigaciones Biológicas del Noroeste (CIBNOR), Centro de Investigación Científica y de Educación Superior de Ensenada (CICESE), Universidad Autónoma de Baja California, Universidad de Sonora y del Instituto de Ciencias Marinas y Limnología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).