Num.505/ Ciudad Victoria, Tamps.

Dejar atrás el asistencialismo que sólo arraiga pobreza en el campo y dar respuesta oportuna a los proyectos productivos del sector agroalimentario, son objetivos que propician el apoyo a reformas estructurales, como la energética y la del campo.


Así lo afirmó el secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Enrique Martínez y Martínez, durante su participación en la ceremonia de clausura del Congreso Extraordinario 2013 de la Confederación Nacional Campesina (CNC).  

   

Con la representación del Presidente de México, Enrique Peña Nieto, el titular de la SAGARPA subrayó que el Gobierno de la República comparte en mucho las expresiones de los sectores sociales del campo para hacer los cambios necesarios en el país. Hay que “usar lo que nos sirve y desechar lo que no”, dijo.


“Necesitamos cambiar programas, componentes, funcionarios, hacer las cosas diferentes y llevar el recurso a los pequeños y medianos productores, pero también necesitamos cambiar la mentalidad de la gente del campo mexicano, con actitud proactiva, de compromiso y amor por la tierra”, acotó.


Acompañado por los gobernadores de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú, y de Colima, Mario Anguiano Moreno, el secretario Enrique Martínez y Martínez indicó que es necesario impulsar las reformas estructurales propuestas por el Presidente Enrique Peña Nieto: la Educativa, la Laboral, la Financiera, la Energética y, posteriormente, la Hacendaria y la del Campo, las cuales, enfatizó, coadyuvarán a la trasformación que necesita el país.


En el caso concreto del campo, agregó, se fortalecerán esquemas para reorientar programas y recursos, y atender con mayor efectividad y eficiencia el ciento por ciento de las solicitudes de los productores, las cuales, con los mecanismos disponibles, sólo alcanzan a ser cubiertas en un 25 por ciento.


Ante delegados de la CNC de todo el país, legisladores y funcionarios de los tres órdenes de gobiernos, Enrique Martínez y Martínez mencionó que otro reto es el minifundismo, sobre el que, añadió, habrá que trabajar integralmente y con todos los actores de las cadenas productivas, especialmente con organizaciones tan robustas como la CNC, para cambiar leyes y hacer propuestas viables que los incluyan en las cadenas de valor. 


Precisó que no se necesita ser un especialista en el sector energético para comprender que esta reforma significa una oportunidad de crecer en varios sectores económicos, como en el agroalimentario, en el que existe la posibilidad de contar con fertilizantes a precios competitivos, plantas para la producción de etanol y más azufre para el mejoramiento de tierras agrícolas, entre otros beneficios.


Aseguró que el gobierno del Presidente Peña Nieto tiene la disposición para hacer los cambios que necesita el campo, con la participación de todos; “con los pies plantados en la tierra y la mirada en el horizonte, vamos juntos a transformar el campo y así juntos a mover a México”, concluyó.


El presidente de la CNC, Gerardo Sánchez García, mencionó que su organización espera que este Congreso sea la antesala para concretar el compromiso del “Pacto por México” de una reforma profunda en el sector.


“La transformación de México ya es irreversible, porque las políticas públicas ahora son y serán para formar, capacitar, desarrollar, habilitar a nuestra gente, no para recibir dádivas”, destacó.  


Apoyar las reformas estructurales impulsadas por el Gobierno de la República, sobre todo la Reforma Energética, con sentido social, establece condiciones reales para la generación de insumos energéticos a precios accesibles para los productores del campo, asentó.


Además, anotó, darán una nueva cara al campo para revertir la dependencia alimentaria y aumentar la competitividad, por lo que “vemos con mucho optimismo, certidumbre, tranquilidad y confianza los cambios y efectos que ya empiezan a ser una realidad”.


El gobernador Egidio Torre Cantú señaló que el diálogo constructivo, de respeto y con acuerdos, como los desarrollados en este Congreso, son el preámbulo para trasformar al campo mexicano y dar mayor justicia social a sus protagonistas.  


Reconoció el trabajo y las aportaciones de la SAGARPA y sus autoridades, con nueva visión de cambio, y refrendó el apoyo de todos los tamaulipecos al Presidente Enrique Peña Nieto para impulsar las reformas estructurales que requiere el país y que pueden beneficiar al sector agroalimentario.