NUM 460/  México, D.F.

Las secretarías de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y de Salud (SSA) ratifican que de manera conjunta realizan acciones permanentes de vigilancia para asegurar que el consumo de carne en México no represente un riesgo a la salud pública.


La SAGARPA, a través de SENASICA, en el ámbito de sus atribuciones vigila que la engorda de ganado se realice de manera segura sin suministrar ninguna sustancia tóxica a los animales destinados a sacrificio y faenado.


Por su parte, la Secretaría de Salud, a través de la COFEPRIS, vigila que la carne lista para consumo humano cumpla con las disposiciones sanitarias, a fin de que su consumo sea seguro.


Ambas instituciones revisan rastros, unidades productivas y puntos de venta en todo el país, con la colaboración de autoridades sanitarias de las entidades federativas.


Tanto SAGARPA como SALUD señalan que existe un control acompañado de monitoreo, inspección y diagnóstico  en el uso de esta sustancia y que la incidencia de casos de intoxicación en la población es remota.


De acuerdo con la información epidemiológica del Gobierno de la República, en nuestro país la tasa de intoxicación por clembuterol es de menos de uno por un millón de habitantes en 2013.


Es decir, al cierre del mes de julio, se han registrado solamente 45 casos de intoxicación por el consumo de carne contaminada por esta sustancia prohibida por las regulaciones aplicables.


En materia de vigilancia, las dos dependencias federales realizan operativos conjuntos, acompañadas por la Procuraduría General de la República, para asegurar y destruir el producto contaminado, así como identificar y poner a disposición de las autoridades correspondientes a los infractores, para en su caso, se les aplique la sanción respectiva.


Durante el primer semestre del presente año, el SENASICA analizó mil 050 muestras, de las cuales 50 (4.8%) fueron positivas a clembuterol, e impulsa en varias entidades del país el Programa Proveedor Confiable (Libre de Clembuterol). Además, analizó 20 unidades de producción inscritas al Programa, de donde obtuvo 133 muestras, todas negativas.


El SENASICA revisó en los rastros TIF un millón 704 mil 743 bovinos tomando ocho mil 296 muestras de orina, de las cuales solamente .002 por ciento presentaron trazas de clembuterol.


A su vez, la COFEPRIS realizó durante el periodo 2011-2012, 116 inspecciones a rastros municipales y 22 en el 2013, en los cuales analizó 219 muestras resultando 27 positivas, sin que este número represente una muestra nacional en razón de que las verificaciones efectuadas corresponden exclusivamente a sitios donde se han reportado intoxicaciones.


En México se producen y venden alimentos sanos y de calidad que cumplen con los requisitos de sanidad y de inocuidad de los mercados más exigentes del mundo, como Estados Unidos y Japón, a los que exportamos importantes volúmenes de cárnicos.


La carne está vigilada por las autoridades sanitarias y pecuarias y se encuentra a disposición de los consumidores nacionales en expendios en todo el país.


Por otra parte, es importante informar que el clembuterol es una sustancia que puede estar presente en medicamentos y suplementos alimenticios.


 Su uso en la engorda de ganado está catalogada como delito en los artículos 172, 173 y 174 de la Ley Federal de Sanidad Animal, en donde refiere una sanción de cuatro a ocho años de prisión y multa de quinientas hasta tres mil veces el salario mínimo vigente en la zona económica donde se cometió el delito.