Num 667 / México D.F. 
  • El programa consiste en el diseño de créditos a los productores ganaderos, con un incentivo de la SAGARPA del 50 por ciento del precio de la vaquilla (preñada y certificada), que además aplica como fondo de garantía; el otro 40 por ciento será financiado por la banca de desarrollo y el  10 por ciento aportado por el productor.
  • El objetivo es recuperar el número de animales que se perdieron por contingencias climatológicas, principalmente por la sequía de más de tres años que vivió el país, e incrementar la oferta de ganado para consumo nacional.

El Programa Nacional para la Repoblación del Hato Ganadero permitirá a los productores pecuarios de todo el país incrementar sus unidades productivas con base en atractivos instrumentos financieros respaldados por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y la Banca de Desarrollo.


Este programa, diseñado y puesto en marcha por la SAGARPA, tiene entre sus objetivos recuperar el número de animales que se perdieron por contingencias climatológicas, como la prolongada sequía de más de tres años que afectó a estados del centro y norte del país, e incrementar la oferta de ganado para consumo nacional.


Por primera vez en 40 años, los pequeños y medianos productores cuentan con una banca de desarrollo -Financiera Rural y Fideicomisos Instituidos en Relación a la Agricultura (FIRA)-  que acompaña de manera eficaz y oportuna la producción del sector primario, en este caso del ámbito pecuario.


El programa consiste en el diseño de créditos a los productores ganaderos, con un incentivo de la SAGARPA del 50 por ciento del precio de la vaquilla (preñada y certificada), que además aplica como fondo de garantía; el otro 40 por ciento será financiado por la banca de desarrollo, en tanto que el 10 por ciento del precio total será aportado por el productor.


Las tasa de interés será de un dígito (ocho por ciento) y los plazos para el pago del crédito serán de hasta seis años; esto es, que la vaquilla inicial  y  dos generaciones podrán ser el soporte para el pago del financiamiento –de acuerdo a los ciclos biológicos de la actividad ganadera.


El esquema, también denominado PROREGAN, cuenta con el apoyo de la Financiera Rural (FINRURAL) y los Fideicomisos Instituidos en Relación con la Agricultura (FIRA).


Funciona a través del  financiamiento a proyectos productivos vinculados al repoblamiento del hato ganadero bovino (carne, leche o doble propósito), y a las diversas actividades que intervienen: alimentación, vacunas, producción primaria (carne y leche), infraestructura, abasto de insumos, servicios técnicos, servicios financieros, entre otros.


En el caso de los proyectos de repoblamiento del hato ganadero para adquisición de vientres o mediante técnicas reproductivas se podrá acceder a apoyos a la inversión, a tasas de interés, así como a garantías líquidas mutuales, aplicables también  para el resto de los eslabones de la cadena productiva.


Cabe señalar que en el caso de la participación de FIRA los apoyos se concentran en la repoblación del hato del sur – sureste del país, puesto en marcha el primero de agosto del año en curso y cuyas ventanillas de atención al productor permanecen abiertas.