NUM.021 /   México, D.F. 

  • Oficiales de ambos países inspeccionan en un mismo sitio los cargamentos de frutas y hortalizas que se comercializan, con lo que se agilizan los trámites, hay un control más estricto de las mercancías, se protege la inocuidad de los alimentos y se generan ahorros en las cargas.  

  • Esta instalación inició operaciones en modo de pruebas para mercancías agrícolas, ya que forma parte de un programa piloto que se aplicará en otras fronteras; permite el fortalecimiento de los controles fitosanitarios de las exportaciones, y facilita el comercio y la integración de eficiencias en beneficio de los exportadores. 

El programa de despacho de preinspección de carga de productos agrícolas en la aduana localizada en Mesa de Otay, Tijuana, agiliza el comercio bilateral de este tipo de bienes y coadyuva a proteger la cadena de frío de los cargamentos, lo que garantiza que los alimentos perecederos lleguen a su destino en óptimas condiciones para el consumo humano, informó la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA).

El cruce de preinspección implica que oficiales de Estados Unidos (EU) vengan a territorio mexicano a inspeccionar junto con los oficiales mexicanos del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) y del Servicio de Administración Tributaria (SAT) –cada uno en su competencia-- los cargamentos de productos agrícolas de exportación.

Esto significa un parteaguas en los procedimientos de certificación, pues en vez de dos inspecciones, se realiza una sola de manera conjunta y en un mismo sitio, lo cual disminuye la manipulación de la carga, se realiza un pago único de maniobras, se agilizan los trámites y hay control más estricto de las mercancías.

Adicionalmente, se calcula que los exportadores de frutas y hortalizas tendrán un ahorro de 80 dólares por carga, en tanto que el tiempo de inspección puede reducirse hasta 80 por ciento, al pasar de cinco horas a una.

Se benefician también los productos que se encuentran bajo el esquema del Programa de Liberación Expedita (Alto Volumen- Bajo Riesgo), conocido como NARP (National Agricultural Release Program), que incluye bienes de exportación como tomate, cebollín, limón, pimiento, frambuesa, zarzamora, espárrago, ajo, calabaza, pepino y melón, entre otros.

Esta instalación inició operaciones en modo de pruebas, ya que forma parte de un programa piloto que se aplicará en otras fronteras;  permite  el fortalecimiento de los controles fitosanitarios de las exportaciones; facilita el comercio y permite la integración de eficiencias en beneficio de los exportadores.

La planeación, construcción y apertura de este punto emana de compromisos bilaterales enmarcados por el Comité Ejecutivo Bilateral México-EU para la Administración de la Frontera en el Siglo XXI, coordinados por las secretarías de Relaciones Exteriores y Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Por parte de la SAGARPA, participa en este esfuerzo el SENASICA, cuyos oficiales realizan la inspección de mercancías vegetales reguladas por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés).

Para tal efecto, el SENASICA cuenta con un espacio físico exprofeso y equipado adecuadamente para la revisión de las mercancías y para preservar la inocuidad de aproximadamente 70 cargamentos que diariamente se despachan por esta aduana, ubicada en Tijuana, Baja California.

Se estima que las exportaciones de frutas y hortalizas a EU en 2015 tuvieron un valor de 9.6 mil millones de dólares, lo que representa cerca de 50 por ciento de la comercialización de productos agroalimentarios a ese país y por lo cual esta infraestructura es de alto impacto en el esquema de facilitación comercial.

Estas instalaciones son particularmente importantes para México en función de que la exportación de productos agroalimentarios a EU continúa a la alza, pues para el mismo año se proyecta que se exportaron más de 10 millones de toneladas de aguacate, chile, tomate, frutillas, mango, piñas, uva de mesa y sandía, entre otras frutas y hortalizas. 

Tijuana se ubica como el punto fronterizo más transitado del mundo con 30 millones de cruces de automóviles, autobuses y transportes de carga. Es la tercera aduana más importante en la exportación de productos agroalimentarios, después de Nogales y Reynosa, y ocupa el cuarto lugar en importaciones de mercancías reguladas por la SAGARPA, después de Nuevo Laredo, Colombia y Ciudad Juárez.

El cruce de preinspección fue puesto en marcha ayer por el titular de la SHCP, Luis Videgaray Caso, y el comisionado de Aduanas y Protección Fronteriza de EU, Gil Kerlikowske, en un evento en el que también participaron el director en Jefe del SENASICA, Enrique Sánchez Cruz, y el titular del SAT, Aristóteles Núñez Sánchez, entre otros.