NÚM. 514 / Ciudad de México

  • El país, sus gobernantes y sociedad deben estar listos para enfrentar los retos.

El director y fundador de Geopolitical Futures, George Friedman, aseguró que México se encuentra encaminado a convertirse en la décima potencia económica mundial, por lo que en una posible renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) cuenta con la capacidad para poder negociar como un igual ante sus socios debido a la importancia que sus productos representan en materia comercial  para la región.

Lo anterior al presentar su ponencia, “Prospectiva mundial, el futuro geopolítico del mundo”,  en la México Alimentaria Food Show, organizada por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), donde agregó que el país, sus gobernantes y sociedad deben estar listos para enfrentar este reto.

Durante su participación en la feria agroalimentaria más importante de México, el especialista añadió que el país cuenta con el potencial para consolidar su presencia en el contexto mundial.

Resaltó que en el caso de la agricultura, este sector ha evolucionado a un ritmo destacado, al grado de convertirse en un elemento esencial para las economías de los tres países socios del TLCAN.

El especialista en geopolítica (política global) y escritor, egresado de la Universidad de Nueva York,  señaló que el primer paso es aceptar la posición de México en el contexto global, primero desde un nivel interno y posteriormente llevarlo al contexto mundial donde ya se tiene un lugar ganado.

Lo anterior desde una perspectiva económica y política global, basada en la libre competencia, donde el reto, reiteró, es que el país se comporte como lo que es, una gran potencia.

George Friedman realizó un recuento de los sucesos más importantes de las últimas dos décadas, en las que se ha marcado un cambio sustancial en la perspectiva político-económica en todas las regiones del mundo. 

Afirmó que 2008 fue un año de importantes sucesos a nivel internacional, que marcaron el inicio de una nueva etapa y fueron el inicio de un  conflicto bélico en el suroeste de Rusia y el desplome económico provocado por la firma Leeman Brothers, en Estados Unidos.

Esto, dijo, ha contribuido a nivel global para contrastar dos visiones, el nacionalismo y el internacionalismo, lo que se vio reflejado este año con fenómenos como el Brexit.