Num.880/México, D.F.

​• En la celebración del 41 aniversario del INCA Rural, en representación del titular de la SAGARPA, Enrique Martínez y Martínez, el subsecretario Juan Manuel Verdugo Rosas afirmó que la estrecha vinculación del campo con el conocimiento y las universidades representa una acción  para alcanzar un desarrollo rural sustentable y sostenido.
 
• La directora general del INCA Rural, Ligia Osorno Magaña, informó que el Programa de Trabajo Institucional 2013-2018 del organismo establece la meta, a 2018, de atender 800 mil unidades productivas anualmente.
 
 
El sector rural del país vive tiempos de cambio y de transformación, por lo que el Gobierno Federal trabaja, en coordinación con los productores, con transparencia y alta sensibilidad en la integración de políticas públicas y programas de desarrollo y crecimiento sustentable del campo, afirmó el subsecretario de Desarrollo Rural de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Juan Manuel Verdugo Rosas.
 
En esta construcción de la Reforma para Transformar al Campo, se privilegia la vinculación del sector rural con el conocimiento y las universidades del país; se trata de lograr un desarrollo rural sustentable y sostenido, apuntó al encabezar —en representación del titular de la SAGARPA, Enrique Martínez y Martínez— la celebración del 41 aniversario del Instituto Nacional para el Desarrollo de Capacidades del Sector Rural (INCA Rural).
 
Una de las metas del Gobierno de la República es trabajar en el campo con burocracia cero, servir a los productores con más oportunidad y mantener el fortalecimiento del INCA Rural, destacó Verdugo Rosas.
 
 
El trabajo del Instituto y sus liderazgos ha contribuido a que contemos con un país que avanza, por lo que buscamos un presupuesto que le dé al extensionismo rural la información, capacitación y herramientas que le corresponden, a fin de motivar el arraigo de los productores en sus tierras, subrayó.
 
La directora general del INCA Rural, Ligia Osorno Magaña, adelantó que en breve presentará el Programa de Trabajo Institucional 2013-2018, el cual establecerá la meta de atender anualmente hasta 800 mil unidades productivas para 2018.
 
Sostuvo que este esquema de trabajo institucional se integra con base en la política que impulsa el Presidente Enrique Peña Nieto de hacer del campo una de las prioridades, a partir de una amplia reforma que cuente con el apoyo y consenso de los actores del campo.
 
Además de la modificación de políticas públicas que detonen el crecimiento de las actividades agrícolas, pecuarias y pesqueras, indicó en el encuentro al que asistieron senadores, diputados y funcionarios del Gobierno de la República, así como líderes del sector rural.
 
Bajo esa política, el INCA Rural trabaja para asegurar una mayor producción que le genere al productor mayores ingresos y al consumidor acceso a alimentos económicos, subrayó Osorno Magaña en el encuentro en el que también fue presentado el libro 40 Años de Experiencia en Capacitación y para el Desarrollo Rural, comentado por la ex directora del INCA Rural, Laura Elena Garza Bueno.
 
El director general de Desarrollo de Capacidades y Extensionismo Rural de la SAGARPA, Jorge Galo Medina, abundó que el INCA Rural se ha trazado una línea para enterrar inercias tradicionales y abrir nuevos surcos con una perspectiva de innovación, vinculación efectiva y de concurrencia real, que aterrice en el sector rural.
 
Explicó que este paso hacia un nuevo extensionismo rural se delinea en el Programa Institucional INCA Rural 2013-2018, que es el punto de partida en el cambio de actitudes, de las instituciones, sus integrantes y extensionistas que ofrecen sus servicios en el campo.
 
Expuso que el nuevo extensionismo rural tiene el reto de atender el desarrollo de los productores con mayores rezagos, que representan el 80 por ciento de las unidades productivas del país, a efecto de propiciar modelos de asociación que aprovechen la economía de escala y de agregación de valores.
 
En esta dinámica es necesario impulsar la investigación y su vinculación con el desarrollo tecnológico y el extensionismo a efecto de facilitar el acceso al conocimiento, la información y la tecnología a todos los productores rurales, manifestó.
 
El dirigente de la Confederación Nacional Campesina, Manuel Cota Jiménez, destacó que es indispensable la participación directa del campesino en este nuevo proceso, debido a que es el receptor de políticas, programas y planes.
 
“Es necesario involucrarlo en el diseño de las estrategias, reconocer sus legítimos intereses para contar con una auténtica política pública de extensionismo rural que comprenda temas como la agricultura campesina y familiar, seguridad alimentaria, inocuidad, comercio internacional, pobreza rural, cambio climático y manejo sustentable de los recursos naturales, entre otros”, expresó el también senador de la República.
 
El líder de la central campesina agregó que el nuevo extensionismo rural requiere también de nueva institucionalidad, nuevas capacidades, competencias y herramientas para hacerlo un eslabón que permita el desarrollo de miles de familias de productores del campo mexicano.