NUM. 512 / México, D.F

  • Desde 2014, a través del SENASICA, se llevan a cabo acciones de control para proteger alrededor de 1.2 millones de hectáreas, en la que se producen 16 millones de toneladas con un valor estimado en 37 mil 715 millones de pesos. 

  • La estrategia consiste en realizar el muestreo para la detección de las primeras poblaciones de la plaga, a fin de llevar a cabo de manera oportuna acciones de control biológico, químico y cultural. 

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) informó que a la fecha se han destinado más de 50 millones de pesos para llevar a cabo acciones de control de la plaga denominada pulgón amarillo del sorgo (Melanaphissacchari) en 17 entidades del país.

Desde 2014, la SAGARPA -a través de una campaña instrumentada por el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA)- lleva a cabo acciones para proteger alrededor de 1.2 millones de hectáreas, en la que se producen 16 millones de toneladas de sorgo, con un valor estimado en 37 mil 715 millones de pesos.

La estrategia para la campaña fitosanitaria consiste en realizar el muestreo para la detección de las primeras poblaciones de la plaga, a fin de llevar a cabo de manera oportuna acciones de control biológico, químico y cultural.

De esta forma, durante el 2014, con una inversión de 13.6 millones de pesos, se llevaron a cabo acciones de manejo, capacitación y divulgación del pulgón amarillo del sorgo.

En 2015 se programó un presupuesto de 17.6 millones de pesos, de los cuales 15.1 millones fueron aportados por el Gobierno Federal y 2.5 millones por los gobiernos estatales, con el objetivo de reducir los niveles de infestación en nueve entidades del país.

Adicionalmente, la SAGARPA destinó 20.5 millones de pesos para la atención de la plaga en Guanajuato, la Región Lagunera (Coahuila y Durango), Veracruz, Puebla y Morelos.

En estas entidades se realizaron recorridos de campo para constatar la situación del pulgón amarillo, así como reuniones con productores y autoridades, con la finalidad de establecer la estrategia para controlar la plaga.

Entre las medidas, destaca el control biológico para lo cual se produce un insecto altamente efectivo contra la plaga denominado crisopa (Chrysoperla carnea), que se libera cuando las poblaciones son bajas, a fin de evitar que se incrementen.

En el caso de poblaciones altas de pulgón amarillo se utiliza el control químico con diversos productos que se rotan para evitar resistencias, además de las acciones de control cultural que implican la eliminación de socas (residuos de cosechas anteriores) y hospederos secundarios preferenciales.

Una labor fundamental que complementa las acciones de control es la capacitación a productores y técnicos, así como la divulgación de las acciones requeridas para el manejo fitosanitario de la plaga, pues su participación es indispensable para que la campaña opere con éxito.

El pulgón amarillo del sorgo es una plaga originaria de África, los hospedantes principales son sorgo, avena, caña de azúcar, trigo y cebada, y como secundarios, arroz, maíz y algunos pastos.

El pulgón amarillo afecta la succión de savia e infesta el envés de las hojas, presentándose manchas rojas, que posteriormente se tornan marrón rojizo.

El insecto segrega sustancias azucaradas sobre la superficie de la hoja, lo que lleva a la aparición de moho. El resultado final es la reducción de la calidad del producto y reducción del rendimiento de la cosecha entre 30 y 70 por ciento.

Los primeros reportes sobre la presencia de esta plaga en México se hicieron en el municipio de Méndez, Tamaulipas, en octubre del 2013.