Num.608/México, D.F.
  • La inocuidad es un activo que México oferta a los consumidores nacionales e internacionales, por tal motivo el presupuesto federal entre 2013 y 2014 destinado a la inocuidad pasó de 148 a 180 millones de pesos.
  • El SENASICA promueve y regula la implementación de los sistemas de reducción de riesgos de contaminación y de los programas de buenas prácticas agrícolas, pecuarias, acuícolas y pesqueras.
  • Entre 2007 y 2014, el Gobierno de la República ha invertido en programas de inocuidad más de 772 millones de pesos, con la finalidad de dar valor agregado a la producción agroalimentaria y ofrecer a los consumidores mayores garantías de que a su mesa lleguen alimentos sanos y de calidad.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) invierte en este año 180 millones de pesos para impulsar la implementación de programas de inocuidad en la producción de alimentos de origen agrícola, pecuario, acuícola y pesquero.


Esto, informó el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), se tradujo en un incremento de 46 por ciento en las unidades de producción que reciben apoyo para capacitación, promoción, asistencia técnica, divulgación, apoyo a la infraestructura de inocuidad, así como para la vigilancia y monitoreo de contaminantes.


Cabe señalar que la inocuidad es un activo que México oferta a los consumidores nacionales e internacionales, por tal motivo el presupuesto federal destinado a la inocuidad entre 2013 y 2014 pasó de 148 a 180 millones de pesos.

La inocuidad es factor clave en el comercio internacional y es el atributo más importante en la producción de productos agroalimentarios, por lo cual es requisito indispensable para acceder a mercados internacionales, ya que representa una  garantía para los consumidores.


El SENASICA promueve y regula la implementación de los Sistemas de Reducción de Riesgos de Contaminación (SRRC), así como de los programas de Buenas Prácticas Agrícolas, Pecuarias, Acuícolas y Pesqueras, y de Buen Uso y Manejo de Agroquímicos (BUMA), indispensables para obtener la certificación de inocuidad de los alimentos a nivel mundial.


Como resultado de estos esfuerzos, las Unidades de Producción (UP) beneficiadas con programas de inocuidad agrícola, pecuaria, acuícola y pesquera en México han crecido paulatinamente.


En el 2010, se sumaron a estos programas cuatro mil 420 UP; para el 2011 ya eran siete mil 070 UP; en 2012, la cifra creció a siete mil 781 UP, y en el 2013 alcanzaron las nueve mil 043 UP beneficiadas.


Dentro del Programa de Inocuidad del Aguacate, las UP reconocidas por el SENASICA a nivel nacional en Sistemas de Reducción de Riesgos de Contaminación suman mil 630, con 15 mil 874 hectáreas.


De igual manera, se han certificado 49 cuadrillas de cosecha y 28 unidades de empaque de aguacate, de acuerdo con los criterios establecidos en México y basados en las normas y regulaciones internacionales en materia de inocuidad de alimentos frescos y procesados.


Para llevar a cabo las labores de certificación y evaluación de los programas de inocuidad, el SENASICA cuenta con 189 personas físicas coadyuvantes para evaluar la conformidad en unidades de producción primaria y 397 personas que implementan los sistemas de reducción de riesgos de contaminación, lo que permite ampliar las labores que se llevan a cabo en todo el país.


Entre 2007 y 2014, el Gobierno de la República ha invertido en la implementación de programas de inocuidad recursos por más de 772 millones de pesos, con la finalidad de dar valor agregado a la producción agroalimentaria y ofrecer a los consumidores nacionales e internacionales mayores garantías de que a su mesa lleguen alimentos sanos y de calidad.


Por instrucciones de titular de la SAGARPA, Enrique Martínez y Martínez, el SENASICA trabaja en la conservación y mejora del estatus sanitario alcanzado, así como en el fortalecimiento de la oferta de alimentos con calidad e inocuidad que contribuyan a un mayor abasto y comercialización de productos agroalimentarios sanos y de calidad.