NUM. 530 / México, D.F.

• El objetivo es llevar a las mesas alimentos libres de contaminantes y que los productores tengan mejores oportunidades de negocios, tanto en los mercados internos e internacionales.

La inocuidad de los alimentos sustenta la seguridad alimentaria, ya que incide directamente en la salud pública, además de que es punto focal y factor primordial para la competitividad de los productos destinados tanto para el consumo local, como para los mercados internacionales.
 
Durante una reunión con expertos, la directora de Inocuidad Agroalimentaria, Operación Orgánica y Plaguicidas del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), Silvia Elena Rojas Villegas, indicó que por ello se promueve la aplicación de Buenas Prácticas de Producción y los Sistemas de Reducción de Riesgos de Contaminación (SRRC) en la producción primaria de alimentos.
 
Señaló que este organismo de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) impulsa acciones enfocadas a la competitividad internacional de la industria agroalimentaria, así como a la inocuidad para garantizar alimentos sanos al consumidor y como parte un requerimiento para la comercialización de mercancías agropecuarias en el mundo.
 
Recalcó que el objetivo es llevar a las mesas alimentos libres de contaminantes y que los productores tengan mejores oportunidades de negocios, tanto en México como en el extranjero. 
 
“Invertir en inocuidad da a los productores la oportunidad de acceder a nuevas oportunidades de mercado, lo cual genera mayores márgenes de beneficios y desarrolla nuevos productos y negocios”, acotó.
 
Subrayó que la SAGARPA trabaja por la modernización permanente del marco legal para la atención de la sanidad e inocuidad agroalimentaria, armonizado con criterios internacionales y sustentados en las Leyes Federales de Salud Animal y de Sanidad Vegetal y en las Leyes Generales de Desarrollo Forestal Sustentable y la de Pesca y Acuacultura Sustentables.
 
La funcionaria federal puntualizó que las Buenas Prácticas de Producción y los SRRC son medidas y procedimientos establecidos por la SAGARPA para garantizar que los alimentos de origen agrícola, pecuario, acuícola y pesquero se produzcan y procesen en óptimas condiciones de higiene, a efecto de reducir los peligros de contaminación física, química y microbiológica.
 
Aseveró que con la aplicación eficaz de los SRRC, apoyados en instrumentos legales, técnicos y científicos, los productores nacionales fortalecen sus actividades y dan mayor certeza al consumidor nacional e internacional de que los  productos alimenticios que no afectan su salud por algún tipo de contaminante.