B058/México, D.F.
  • ​En la primera sesión extraordinaria del consejo directivo de la Comisión Nacional de Zonas Áridas (CONAZA), el secretario Enrique Martínez y Martínez señaló el propósito de transformar las prácticas de subsidio asistencialista en esquemas productivos que estimulen, y no paralicen, al campo mexicano.
  • En 2013, la Comisión tendrá un presupuesto de alrededor de mil 720 millones de pesos, lo que representa un incremento de 300 millones con relación al 2012.
La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) impulsará la productividad mediante esquemas que incentiven al productor y dejen atrás el asistencialismo, afirmó el titular de la SAGARPA, Enrique Martínez y Martínez.

Al encabezar la primera sesión extraordinaria 2013 del Consejo Directivo de la Comisión Nacional de Zonas Áridas (CONAZA), el secretario aseguró que un subsidio asistencialista impide a los beneficiarios tener una vida digna cuando tienen capacidad de producir la tierra.

En ese orden, el gobierno federal se dirige a mover al campo, impulsar el potencial productivo de la población rural y detonar su desarrollo, a partir de su propia fuerza de transformación y de la riqueza del sector, añadió. 

Uno de los objetivos de la administración del Presidente Enrique Peña Nieto, subrayó Enrique Martínez y Martínez, es impulsar al sector primario con programas de mayor estímulo a la productividad y al desarrollo de las capacidades productivas del habitante del campo, que cambien su visión de futuro y les devuelva su papel protagónico en la seguridad alimentaria del país.

"Pretendemos cambiar el rostro de la pobreza y la marginalidad del campo, no prolongar su contemplación", resaltó.

Por su parte, el director general de la CONAZA, Abraham Cepeda Izaguirre, informó que este año la Comisión tendrá un presupuesto de alrededor de mil 720 millones de pesos para detonar el potencial de las zonas áridas en el país, lo que representa un incremento de 300 millones con relación al 2012.

Dicho presupuesto, señaló, ayudará a impulsar proyectos de desarrollo en las zonas áridas y a generar infraestructura para la captación y almacenamiento de agua.

Abundó que con este presupuesto se atenderá a las entidades federativas con mayores afectaciones ante sequía, como lo instruyó el Presidente de la República, así como las solicitudes de inversiones por parte de los productores agropecuarios.

A través del Programa de Pequeñas Obras Hidráulicas, se tiene programado invertir alrededor de 600 millones de pesos, enfocados a los estados con sequía: Chihuahua, Coahuila, Durango, San Luis Potosí y Zacatecas, así como Aguascalientes, Guanajuato, Hidalgo, Jalisco, Nuevo león, Querétaro, Tamaulipas y Sonora, donde hizo más estragos ese fenómeno.

Además, se brindará atención a otras entidades como Baja California, Baja California Sur, Guerrero, Oaxaca y Puebla.

Con respecto al Proyecto Estratégico de Desarrollo de las Zonas Áridas (PRODEZA), agregó Cepeda Izaguirre, este año se invertirán alrededor de mil millones de pesos, en siete regiones: Región I: Baja California, Baja California Sur y Sonora; II, Chihuahua y Durango; III, Nuevo León, Coahuila y Tamaulipas; IV, San Luis Potosí, Guanajuato, Querétaro y Zacatecas; V, Jalisco y Aguascalientes; VI, Hidalgo, y VII, Oaxaca, Guerrero y Puebla.

Con ello, se busca desarrollar el potencial de los productores que habitan en zonas de esos estados en condiciones de aridez.

En la primera sesión extraordinaria de CONAZA participaron  también el subsecretario de Desarrollo Rural de la SAGARPA, Arturo Osornio Sánchez, así como los representantes de las secretarías de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), de Desarrollo Social (SEDESOL), de Hacienda y Crédito Público (SHCP), del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), de Salud (SS), de Comunicaciones y Transportes (SCT) y de Energía (SENER).