NÚM. 002 / México, D.F.

  • Se avanza en la construcción de un sector acuícola y pesquero productivo y competitivo que contribuya a la seguridad alimentaria y la sustentabilidad.
  • La estructura programática y presupuestal cuenta por primera vez con un componente de apoyo específico para la acuacultura.

Con el propósito de construir un sector acuícola y pesquero productivo y competitivo que contribuya a la seguridad alimentaria y la sustentabilidad, en un marco participativo y de transparencia, la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA) impulsará el crecimiento de la acuacultura en cinco mil hectáreas adicionales, lo que podrá concretarse en el mediano plazo.

El titular de la CONAPESCA, Mario Aguilar Sánchez, apuntó que con el fomento en este año a la acuacultura se contribuirá a alcanzar la meta de producción, por este sistema, de 394 mil toneladas anuales propuesta para el 2018.

Abundó que se han identificado, a partir de sus características físicas, ambientales y socioeconómicas, áreas de aptitud acuícola, que permiten definir las zonas con mayor potencial para desarrollar la acuacultura conforme a los objetivos previstos por la actual administración federal.

Refirió que, de acuerdo con el Anuario Estadístico de Pesca, hoy día se tienen 115 mil 910 hectáreas dedicadas a la acuacultura; el crecimiento anunciado es consistente con la tendencia nacional e internacional en materia de producción de especies pesqueras en condiciones controladas, indicó.

Están identificadas en todo el país alrededor de 20 millones de hectáreas con aptitud acuícola, principalmente para las especies de tilapia, camarón, moluscos, peces marinos, bagre y trucha, por lo que en los próximos años la acuacultura seguirá siendo unos de los principales sectores en nuestro país, agregó.

Estimaciones de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), indican que en el próximo decenio se tiene proyectado que la producción total de la pesca y la acuacultura a nivel mundial superará a la carne de bovino, porcino y aves de corral.

En México como parte de los cinco ejes de la política pesquera en la administración del Presidente Enrique Peña Nieto,  se ubica el Eje de desarrollo estratégico de la acuacultura, en el que por primera vez se cuenta dentro de la estructura programática y presupuestal con un componente de apoyo específico para este segmento, con diversos incentivos.

El impulso a la Acuacultura Rural es uno de estos incentivos con el que se promoverá el desarrollo de proyectos de pequeña escala en zonas marginadas que permitan mejorar la calidad de vida de las comunidades.

La Acuacultura Comercial en Aguas Interiores es otro incentivo para promover la generación de empresas acuícolas de escala industrial que permitan aprovechar el potencial hidrológico del país.

También, con el Mejoramiento Productivo de Embalses se busca  fortalecer el recurso pesquero mediante repoblaciones de crías producidas en laboratorios para mejorar la productividad.

Maricultura es el cuarto de los incentivos, y permitirá desarrollar proyectos productivos, aplicando modelos tecnológicos validados.

De 2014 a la fecha se han apoyado 95 proyectos en esos cuatro rubros, lo que muestra el proceso de fortalecimiento que ha venido registrando la acuacultura en México,  lo que ha significado un incremento de mil 963 hectáreas de producción, principalmente para las especies de camarón, tilapia, bagre, trucha y ostión.