B0440/San Luis Potosí, SLP.
  • ​Se trata de especies nativas resistentes a zonas áridas y que se adaptan a más de mil 500 metros sobre el nivel del mar, explicó el funcionario durante una reunión de trabajo con la Fundación Produce de San Luis Potosí.
  • En campos experimentales del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) se desarrollan pastos con alto valor proteínico para mejorar el rendimiento del ganado.
La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) incentivará el estudio y desarrollo de cepas para pastizales de especies nativas resistentes a la sequía y que se adapten a más de mil 500 metros de altura sobre el nivel del mar, informó el coordinador general de Ganadería de la SAGARPA, Francisco Gurría Treviño.

La meta es rehabilitar un millón 500 mil hectáreas de agostadero en todo el país, como lo instruyó el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, puntualizó.

En reunión con integrantes de la Coordinadora Nacional de la Fundación Produce de San Luis Potosí,  Gurría Treviño indicó que se analiza la puesta en marcha de un programa nacional forrajero, con énfasis en la producción de semilla para elevar la producción de pastos con alto valor proteínico y forrajes diversos, en beneficio de los ganaderos del país.

Durante la reunión de trabajo y posterior recorrido por las instalaciones del campo experimental del INIFAP en La Palma, San Luis Potosí, el director regional, José Luis Barrón Contreras, explicó que es necesario rehabilitar los agostaderos para recuperar la cubierta vegetal del suelo, disminuir la erosión hídrica y reponer la producción forrajera, ya que todo ello redunda en una mejor producción pecuaria.

Expuso que las características de terreno recomendadas para la siembra de pastos son: suelos profundos (más de 30 cm), poca pendiente y  zonas de escurrimientos y áreas de pastizales.

Actualmente se cuenta con las características de dos Pastos Nativos: Navajita Cecilia (Bouteloua gracilis) y Banderilla Diana (Bouteloua curtipendula), así como otros cuatro pastos introducidos: Buffel Regio (Cenchrus ciliaris).  Buffel Titán (Cenchrus ciliaris) Garrapata Hércules (Eragrostis superba) y Llorón Imperial (Eragrostis curvula).

En esa misma sesión de trabajo, integrantes de la Coordinadora Nacional de las Fundaciones Produce (COFUPRO) dieron a conocer su propuesta alternativa para producir forraje en las zonas áridas y semiáridas del altiplano.

En su participación, el presidente de la Comisión de Innovación de la COFUPRO, Guillermo Bretón Díaz, señaló que se pueden producir variedades de semillas leguminosas forrajeras como Coquia (Kochía scoparía), Kikuyo (Pennisetum cladestinum), Moringa oleifera, Huizachillo (Desmanthus biconnutus), Frijol teparí, Nopal forrajero, Cebada capuchona, Cratilia (Cratilia argentae), Girasol silvestre (Titonia diversitolía) y Leguminosas asociadas a cereales forrajeros.

Tras la reunión de trabajo se realizó un recorrido por los campos experimentales del INIFAP, donde se analizan las propiedades de los pastos nativos y de los introducidos, sus potencialidades y los proyectos futuros.

Al respecto, el coordinador general de Ganadería de la SAGARPA, Francisco Gurría Treviño, dijo que todas estas propuestas serán analizadas a detalle y se evaluará su viabilidad, con el fin de calcular presupuestos y aplicarlos en breve o en su caso proponerlos a la Cámara de Diputados para su inclusión en la propuesta de egresos del próximo año.

En la reunión de trabajo estuvieron el delegado de SAGARPA en San Luis Potosí, Alejandro Cambeses Ballina, y el presidente de la Unión Ganadera Regional, Jaime Valle Méndez, entre otros.