La participación de México en alianzas de cooperación y grupos de trabajo a nivel global han permitido el avance en investigaciones y proyectos estratégicos para el desarrollo de tecnologías que coadyuven a la mitigación de gases de efecto invernadero (GEI) en el sector ganadero, aseguró el coordinador general de Asuntos Internacionales de la SAGARPA, Raúl Urteaga Trani.


En el marco del Taller sobre Cooperación Internacional y Cambio Climático en la Agricultura, Raúl Urteaga Trani afirmó que la inscripción del país en la Alianza Global de Investigación sobre Gases de Efecto Invernadero Asociados a la Agricultura y la Coalición por el Clima y un Aire Limpio tiene como principal objetivo el desarrollo de tecnologías que permitan incrementar la producción agroalimentaria sin deteriorar el medio ambiente.


En este contexto, precisó, México refrenda su compromiso con la comunidad internacional de enfrentar los retos del cambio climático de manera responsable, con la instrumentación de políticas públicas para aumentar la producción de alimentos y, al mismo tiempo, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.


Ante representantes de universidades, centros de investigación, Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) y de dependencias gubernamentales, el coordinador Urteaga Trani convocó a los presentes a desarrollar un trabajo integral que promueva el manejo de incentivos para que los productores del sector social, así como los medianos y grandes, participen en la aplicación de acciones de mitigación de GEI.   

 

En el Taller, que tuvo lugar en las oficinas centrales de la SAGARPA, los investigadores Mario Cobos Peralta, del Colegio de Postgraduados (Colpos), y Sergio Gómez Rosales, del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), destacaron el desarrollo de tecnologías para la producción de inóculos alimenticios de bacterias que disminuirán en un 30 por ciento la emisión de metano –principal gas de efecto invernadero (GEI)- en el sector ganadero.


Señalaron que en la medida en que se logre la producción de forrajes, pastizales, granos y alfalfas con menor producción ruminal de metano, el cambio de propiedades en la alimentación de bovinos, caprinos, ovinos y porcinos, entre otros, impactará en la disminución del gas, cuyo porcentaje alcanza el 95.4 por ciento a nivel mundial producido por rumiantes.


Coincidieron en que la producción de metano es producto de bacterias metanogénicas que viven en el rumen (principal estomago del rumiante) y que entre 80 al 95 por ciento de este gas se emite al medio ambiente a través del eructo, por lo que las investigaciones en conjunto, nacionales e internacionales, de estos grupos de trabajo están dirigidas a disminuir la producción microbiológica de este gas en el animal.


Mencionaron que otros esquemas de colaboración consisten en la construcción de biodigestores, los cuales procesan las excretas de granjas porcinas y de ganado lechero como fuentes de energía renovable para la producción de biogás.


Esto, apuntaron, con el fin de apoyar a la SAGARPA en el desarrollo de paquetes de transferencia tecnológica que sirva a los productores de ganado para disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero. 


Por su parte, el director general del Centro Nacional de Investigación y Capacitación Ambiental (CENICA) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), Daniel Buira Clark, afirmó que la visión ambiental de México se enfoca en el crecimiento verde incluyente y en el objetivo de reducir entre un 15 y 30 por ciento las emisiones de GEI.


Indicó que entre las iniciativas rentables para mitigar emisiones en el campo destacan la colaboración con el Departamento de Agricultura de Estados Unidos para desarrollar opciones de manejo de nitrógeno, almacenamiento y pérdida de carbono relacionado con prácticas agrícolas.  


Explicó que con los miembros de la Coalición por el Clima y un Aire Limpio   se desarrollan dos iniciativas de investigación para el manejo de estiércol y quemas agrícolas, así como la construcción de biodigestores.


Cabe señalar que la Alianza Global de Investigación sobre Gases de Efecto Invernadero Asociados a la Agricultura, encabezado por Nueva Zelanda, se creó en 2009 con la participación de 53 países; promueve el trabajo de colaboración y cooperación para el impulso de la producción agroalimentaria sin aumentar los gases de efecto invernadero.


En tanto,  Coalición por el Clima y un Aire Limpio, compuesto por 58 socios incluyendo a México, se originó en febrero de 2012 y tiene como principal objetivo el desarrollo de acciones para mitigar los contaminantes ambientales de vida corta, incluyendo el metano.