B0341/México, D.F.
  • ​Existen las garantías necesarias que respaldan la calidad de los productos nacionales para los países con los que se mantiene intercambio comercial.
  • México no comercializa animales vivos, productos, subproductos, semen, ni  embriones de cerdo con Francia.
  • Los casos de Diarrea Epidémica Porcina (DEP)  representan el 0.00005 por ciento (menos del uno por ciento), en relación con alrededor de 16 millones de cabezas que integran el inventario nacional; se han puesto en marcha acciones para atender oportunamente cualquier brote de esta enfermedad, la cual no significa ningún riesgo para la salud humana.
El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) informa que no se comercializan animales vivos, productos, subproductos, semen, ni embriones de cerdo con Francia, por lo cual no opera para México la medida de cierre de fronteras que pretende aplicar ese país europeo.

México tiene un sistema agropecuario sólido que a través de los Establecimientos Tipo Inspección Federal (TIF) ofrece a los países que compran carne de cerdo mexicana garantías de sanidad e inocuidad de los productos, pues son vigilados permanentemente por Médicos Veterinarios Autorizados.

Cabe recordar que el 17 de mayo de 2013 el National Veterinary Services Laboratories (NVSL) del USDA confirmó la presencia en Estados Unidos de Diarrea Epidémica Porcina (DEP), ante lo cual la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) tomó diversas medidas entre las que destaca la restricción a la importación de cerdos para reproducción provenientes de EU.

Productores y autoridades sanitarias se mantienen en coordinación permanente para que a través de las labores de vigilancia epidemiológica se detecte de manera temprana brotes y se ataquen oportunamente, con la finalidad de evitar que la DEP pudiera significar un problema para la producción nacional.

Entre otras acciones preventivas puestas en marcha por el SENASICA, destaca que:

  • ​Se extremó la vigilancia epidemiológica en las zonas porcícolas de todo el país,
  • Se creó el Grupo Técnico de Sanidad Porcina, en coordinación con organizaciones de porcicultores, para detectar oportunamente brotes que se presenten en el país y dar seguimiento a las acciones de prevención y control de la DEP.
  • Se distribuyó la Guía Rápida para la Vigilancia Epidemiológica de este padecimiento.
  • Se fortaleció el diagnóstico oficial mediante técnicas de biología molecular.
  • Se intensificó la promoción entre los productores para la notificación de casos sospechosos.
  • Se recomendó a los productores incrementar las medidas de bioseguridad y sus controles en las granjas porcinas.
En granjas mexicanas que han presentado casos, el número de muestras positivas representan el 0.00005 por ciento (menos del uno por ciento) en relación con alrededor de 16 millones de cabezas que integran el inventario nacional; la producción porcícola no se ha visto afectada por esta enfermedad, ya que continua con un 1.6% de crecimiento anual.

La DEP es una enfermedad que no es reportable, pues no es considerada para aplicación de cuarentena por la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, por sus siglas en francés). Afecta principalmente a lechones vivos, por lo cual la carne de cerdo no representa ningún riesgo para la salud humana.

La DEP es generada por un coronavirus que provoca diarrea, vómito y falta de apetito a los lechones. Se ha presentado en diversos países de América, Europa y Asia, como Estados Unidos, China, Corea, Japón, Hungría y Alemania, con los que México, a través de la OIE mantiene contacto permanente para el intercambio de información, pues se trabaja en un esquema de cooperación internacional.

Todo ello, con el propósito de que no se afecte la producción y continúe el abasto regular de carne y productos de origen porcino, que son de alta calidad y de gran preferencia en los consumidores mexicanos.