NUM.260 / Chapingo, Estado de México.

  • En un encuentro, sin precedentes, con investigadores, académicos y estudiantes de Chapingo, el secretario José Calzada Rovirosa convocó al trabajo conjunto a favor del sector agroalimentario nacional.

El campo mexicano transita de la agricultura tradicional a la tecnificada, con énfasis en el impulso a las cadenas de valor agregado que generan más utilidad y rentabilidad en los productos agroalimentarios para el mercado nacional e internacional, afirmó el secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), José Calzada Rovirosa.

Durante un encuentro con estudiantes, académicos e investigadores de la Universidad Autónoma Chapingo, el funcionario federal señaló que en el trabajo conjunto entre productores, especialistas y autoridades se cuenta con los elementos enfocados a fortalecer líneas de acción para dar mayor valor agregado a los productos de México.

Con estas medidas, destacó, se alcanzará un mayor impacto económico y social en la contribución del Producto Interno Bruto (PIB) Agropecuario y Pesquero del país, el cual participa con un 3.4 por ciento en el sector primario y un 4.5 en el agroindustrial, para ubicarse en más del ocho por ciento del PIB nacional.

En el auditorio “Álvaro Carrillo” y ante más de 900 alumnos, profesores y directivos, el secretario José Calzada aseguró que en la instrumentación de programas, proyectos productivos, innovación e infraestructura para impulsar valor agregado la Universidad Autónoma Chapingo esta llamada a participar, por su reconocimiento en la aportación y contribución en la modernización del campo.

Con el tema: “La perspectiva del campo en México; retos y compromisos compartidos”, Calzada Rovirosa precisó que el Gobierno de la República, a través de la SAGARPA, ha diseñado para este año varios programas y componentes dirigidos a los pequeños productores, mujeres emprendedoras y, el de Arráigate, orientado a la generación de proyectos para los jóvenes del país.

Puntualizó que estos incentivos son para la instalación de invernaderos, tecnificación de riego, granjas pecuarias y avícolas, así como huertos e infraestructura para el procesamiento, empaque y comercialización de productos con demanda en los mercados.   

Subrayó que la vinculación de las universidades en el proceso de desarrollo del sector primario es fundamental, en especial en pequeñas unidades productivas y productores de autoconsumo, por ello se establecerá un programa de trabajo entre la Secretaría y Chapingo para diseñar proyectos agropecuarios de alto impacto productivo, económico y social.

A nivel global, dijo, con el proceso de apertura de mercados y tratados comerciales, México se ha especializado en la producción y comercialización de productos claves como el aguacate, cítricos, frutas tropicales, hortalizas y berries, además de productos orgánicos, en atención a la demanda y tendencia mundial.

Indicó que prueba de ello es que después de 20 años, el país es superavitario en su balanza comercial agroalimentaria, logro que se debe al impulso y esfuerzo de los productores y a las acciones enfocadas a la tecnificación, innovación y mecanización del campo nacional.  

En una visita calificada como “sin precedentes” por la comunidad estudiantil y académica, por el acercamiento directo e interactivo, el titular de la SAGARPA, José Calzada Rovirosa, sostuvo también una reunión con directivos y académicos de la universidad, con el propósito de intercambiar opiniones sobre la participación de Chapingo en el sector agrícola del país.

El rector de la Casa de Estudios, José Sergio Barrales Domínguez, informó que de sus 62 años de historia y 38 como Universidad Autónoma, es un referente a nivel nacional por sus avances en docencia e investigación del sector agrícola, forestal  y pecuario, con una matrícula de más de nueve mil educandos, entre licenciatura, maestría y doctorado.  

Explicó que se imparten 25 carreras, entre las que destacan: Ingeniero en Fitotecnia, Zootecnia, Horticultura y Agroindustrial, así como Mecánica Agrícola, Parasitologia, Forestal y Agroecología, entre otras, con un registro de más del 40 por ciento de mujeres, y el desarrollo de alrededor de 485 proyectos de investigación.