NUM.361/México, D.F.
  • ​El reconocimiento otorgado por el Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS) brinda certidumbre jurídica y protege el trabajo de científicos.
  • El nuevo título se otorgó, previo dictamen del Comité Calificados de Variedades Vegetales y del Registro Nacional Agropecuario de la SAGARPA, al Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT).
  • El derecho de Obtentor (o de patente) alienta la inversión en el sector e incentiva a investigadores y centros públicos o privados dedicados a la ciencia, tecnología e innovación a desarrollar nuevas variedades.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) expidió el Título de Obetentor número mil que certifica el registro de una nueva variedad vegetal distinta, estable y homogénea.


Este reconocimiento otorgado por el Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS) brinda certidumbre jurídica y protege el trabajo de científicos, lo que fomenta el desarrollo agropecuario y favorece la competitividad, eficiencia y rentabilidad del sector.


México se ubica en el tercer lugar, dentro de los países con títulos de Obtentor (similar a una patente) vigentes en América Latina, como parte del Convenio Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales.


El título número mil se otorgó, previo dictamen del Comité Calificados de Variedades Vegetales y del Registro Nacional Agropecuario de la SAGARPA, al Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) para la variedad de Brachiaria (Brachiaria ruziziensis x Brachiaria decumbens x Brachiaria brizantha), denominada CIAT BR02/1794.


La Brachiaria es una planta utilizada como forraje del género herbácea procedente de África y el Mediterráneo.


El Título de Obtentor se otorgó a investigadores de ese centro que forma parte del Grupo Consultivo Internacional de Investigación en Agricultura (CGIAR), y la variedad de esa planta será distribuida a los productores mediante una alianza estratégica con la empresa Semillas Papalotla.


Con la protección de dicho título otorgado por el SNICS se alienta la inversión en el sector y se incentiva a investigadores y centros públicos o privados dedicados a la ciencia, tecnología e innovación a desarrollar nuevas variedades.


La generación de nuevas y mejores variedades vegetales busca atender los retos de producción de alimentos, como son la adaptación al cambio climático y a condiciones adversas.


Otros desafíos a los que responde, son mejorar la productividad y calidad, adición de valor, mayor eficiencia en el uso de insumos y atención a demandas específicas de los agricultores y de la sociedad en general.


Cabe señalar que el derecho de Obtentor, reconoce el esfuerzo de los fitomejoradores y permite el aprovechamiento exclusivo por personas autorizadas, durante un plazo  que va de 15 a 18 años dependiendo de la especie, conforme la Ley Federal de Variedades Vegetales. Una vez transcurrido ese plazo las variedades pasan a ser del dominio público.


Durante la vigencia del derecho, las variedades vegetales pueden ser utilizadas como fuente de mejoramiento, con lo que se enriquecen la diversidad genética y se acortan los plazos de investigación.


De los títulos otorgados por el SNICS, el 20 por ciento se han concedido a variedades de maíz, 13 por ciento a rosas, siete por ciento a fresa y el resto a otras 87 especies agrícolas, ornamentales, frutales, hortícolas, forrajeras, industriales y forestales.