NUM. 447/México, D.F.

El Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA)  establecerá una red de monitoreo y vigilancia de microalgas nocivas en áreas de proyectos de maricultura en la costa de la península de Yucatán, a fin de detectar la presencia de fitoplancton dañino y de biotoxinas que pudieran afectar la producción de especies de interés comercial y acuícola.


En esta región, especialistas de oficinas centrales y del Centro Regional de Investigación Pesquera del INAPESCA en Yucalpetén,  realizarán muestreos estacionales de fitoplancton presente, tanto en la superficie como en el fondo marino.


Asimismo se analizarán las características fisicoquímicas del agua y del  ambiente, con el propósito de conocer las condiciones en las que se desarrollan las poblaciones de microalgas potencialmente dañinas para la fauna marina. 


Con estos estudios se pretende obtener información precisa sobre la presencia de este fenómeno marino, misma que se pondrá a disposición de los productores, con la finalidad de que puedan programar las épocas de cultivo de especies, generar productos de óptima calidad sanitaria e incrementar su competitividad en el mercado.


Adicionalmente se generará mayor conocimiento sobre estos fenómenos extraordinarios que ocurren en la región, los cuales provocan cambios en el ecosistema y causan fuerte  impacto sobre las pesquerías, particularmente en recursos vulnerables como son la  langosta, pulpo y pepino de mar.


Cabe señalar que el fitoplancton (microalgas) desempeña un papel importante en los ecosistemas acuáticos, principalmente al fungir como alimento  de diversas especies como moluscos (caracol, ostión), bivalvos (almeja, ostión), crustáceos (camarón, langosta) y distintas variedades de peces, entre otros organismos marinos.


Sin embargo, en condiciones de mareas rojas o de florecimientos algales nocivos (FAN), ciertas especies de microalgas pueden afectar el ambiente marino, por lo que es necesario su análisis.


La proliferación excesiva de estas microalgas forman mareas rojas o FAN,  que afectan a las pesquerías ribereñas, por lo que los estudios del INAPESCA buscan dar elementos científicos sólidos a los pescadores para que puedan prever sus actividades y reducir sus riesgos de inversión.


En el caso de la maricultura, permite a los productores reubicar las áreas de cultivo en zonas libres de fitoplancton nocivo.


Es de resaltar que la microalga que comúnmente causa FAN de tipo tóxico, principalmente en el Golfo de México, es el dinoflagelado Karenia brevis, productor de la neurotóxina (NSP= Neurotoxic Shellfish Poisoning), de cuya existencia se tienen registros desde 1948 en costas de Yucatán. Su presencia causa la migración de especies hacia fuera de las zonas de pesca, como es el caso de la langosta y el pulpo, dificultando su extracción en detrimento de los procesos de pesca.


Respecto a la investigación propuesta por INAPESCA, los especialistas esperan contar con primeros resultados a fines de 2013, lo que permitirá incrementar el conocimiento sobre este fenómeno en las costas de Yucatán, y favorecer a las actividades pesquera y acuícola de la zona.