NUM.746 / Zacatecas, Zac. 

  • En representación del titular de la SAGARPA, José Calzada Rovirosa, el director en jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), Enrique Sánchez Cruz, entregó el reconocimiento al doctor Gustavo Adolfo Rodríguez y Heres, en el marco de la 23ª Reunión Anual del Consejo Técnico Consultivo Nacional de Sanidad Animal (CONASA).

  • El galardonado ha participado en el control y erradicación de plagas y enfermedades como el gusano barrenador del ganado, tuberculosis, abeja africana e influenza aviar, entre otras. 

  • Estas acciones de control sanitario se reflejan en el incremento en los niveles de exportación de alimentos, que hoy, por primera vez en 20 años muestran una balanza superavitaria. 

El doctor Gustavo Adolfo Rodríguez y Heres recibió el Premio Nacional de Sanidad Animal 2015, que otorga la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) al médico veterinario zootecnista que destaque por su labor en favor de la salud animal en nuestro país. 

En representación del titular de la SAGARPA, José Calzada Rovirosa, el director en jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), Enrique Sánchez Cruz, entregó el Premio, en el marco de la 23ª Reunión Anual del Consejo Técnico Consultivo Nacional de Sanidad Animal (CONASA).

Sánchez Cruz destacó la trayectoria del galardonado, quien, dijo, generó cambios y participó en la construcción del sistema sanitario que hoy opera en el país y que ha permitido a México el reconocimiento y la confianza internacional en sus productos de origen animal.

Prueba de ello, añadió, es el incremento en los niveles de exportación de alimentos, que hoy, por primera vez en 20 años muestran una balanza superavitaria.

Por su parte el director general de Salud Animal del SENASICA, Joaquín Braulio Delgadillo Álvarez, hizo una semblanza del doctor Rodríguez y Heres, quien nació en Puebla, el 22 de julio de 1946 y egresó de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, de la Universidad Nacional Autónoma de México, en 1968.

Realizó estudios de especialización en universidades de Argentina, Cuba, Venezuela, Brasil y Estados Unidos; fue representante del Gobierno de México en el programa de erradicación de Peste Porcina Africana, en la República de Haití, y se desempeñó como subdelegado de Ganadería y jefe del programa de Salud Animal en Puebla.

Fue director, por parte de nuestro país, de la Comisión México-Americana para la erradicación del Gusano Barrenador del Ganado, en la planta productora de moscas estériles en Chiapa de Corzo, Chiapas, y vocal fundador del CONASA.

Participó activamente en la elaboración y publicación de manuales, estudios y artículos, en su mayoría relacionados con la salud animal y las zoonosis, entre los cuales se encuentra la primera Ley Federal de Sanidad Animal, publicada en 1973.

Entre sus principales méritos están la promoción, establecimiento y operación de 39 laboratorios de diagnóstico de patología animal en diferentes entidades federativas, de 1980 a 1984.

También, la consolidación del Programa Nacional para el Control de la Abeja Africana y su participación en la erradicación del primer brote de Influenza Aviar que se presentó en puebla en 1995, con el apoyo de la CPA y el CFPP.

En el estado de Puebla, implementó el Comité para el Fomento y Protección Pecuaria, precursor del ahora “Comité de Fomento y Salud Animal del estado” integrado por las uniones ganaderas, asociaciones de porcicultores, avicultores, apicultores y empacadores de cárnicos.

En la Comisión México-Americana para la Erradicación del Gusano Barrenador del ganado, completó la erradicación de esta plaga en Costa Rica y en Panamá, hasta declarar libre todo Centroamérica, utilizando la mosca estéril producida en México. Asimismo, erradicó dos brotes de la misma plaga en Chiapas, uno en 2001 y otro en 2003.

Previo a la ceremonia de premiación, el galardonado ofreció a los asistentes la conferencia magistral: Salud Pública Veterinaria Municipal, donde subrayó que esta es una rama de la medicina veterinaria que conjunta conocimientos y actividades que se traducen en el aumento de las expectativas de vida, mediante la promoción de la salud humana y animal, así como la protección de los alimentos y el saneamiento ambiental.

Propuso, además, que los rastros municipales operen bajo estándares adecuados de sanidad e inocuidad.