B0306/Mazatlán, Sin.
  • ​El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, y el secretario Enrique Martínez y Martínez dieron banderazo  de salida al Buque de Investigación Pesquera y Oceanográfica (BIPO) que contribuirá al desarrollo de nuevas pesquerías y la captura de especies en aguas profundas.
  • El titular de la SAGARPA aseguró que este buque representa un parteaguas en la investigación pesquera del país, ya que se tendrá la posibilidad de estudiar con mayor amplitud los mares de México.
  • Con los resultados que arroje el BIPO en aguas profundas, se estima incrementar en 600 mil toneladas anuales la producción pesquera nacional, que actualmente ascienden a 1.6 millones.
Con la finalidad de aprovechar social, alimentaria y económicamente los mares del país, el Gobierno de la República puso en marcha el nuevo Buque de Investigación Pesquera y Oceanográfica (BIPO) para aguas profundas, con lo que se constituye como el primero en su género a nivel nacional.

El buque, al que le dieron banderazo de salida hoy el Presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el secretario de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación, Enrique Martínez y Martínez, permitirá el desarrollo de nuevas pesquerías y la captura de especies en las profundidades del mar patrimonial, como el calamar, camarón, bacalao negro y cangrejo, entre otros.

Acompañado por el gobernador de Sinaloa, Mario López Valdez, y el presidente de la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados, Alfonso Inzunza Montoya, el Presidente Enrique Peña Nieto realizó un recorrido por las instalaciones del buque, con una amplia explicación sobre el equipo para llevar a cabo estudios de prospección pesquera.

En entrevista, el titular de la SAGARPA, Enrique Martínez y Martínez, aseguró que este buque representa un parteaguas en la investigación pesquera del país, ya que se tendrá la posibilidad de estudiar con mayor amplitud los mares que aún no son explotados, lo que significa generar más empresas y fuentes de trabajo en el sector.

Destacó que a partir de hoy habrá que sacarle el mayor provecho a esta infraestructura para buscar nuevos recursos pesqueros, en los cerca de tres millones de kilómetros  cuadrados de Zona Económica Exclusiva y sus más de 11 mil kilómetros de litoral, lo que la ubica como una nación con potencial pesquero.

Afirmó que el  desarrollo del sector pesquero impactará en el desarrollo económico y social del país, así como en fortalecer la seguridad alimentario de México.

Operado por el Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) -organismo descentralizado de la SAGARPA-, el navío se constituye en uno de los proyectos más importantes para el sector pesquero nacional, toda vez que marcará una nueva etapa en el estudio científico de especies marinas de interés comercial.

La embarcación científica está equipada con modernos instrumentos de tecnología de punta (vehículo robot de control remoto y siete laboratorios, entre otros) que contribuyen a las tareas de seguimiento, localización, evaluación y análisis de especies marinas.

Con los resultados que arroje el BIPO en aguas profundas, se estima incrementar en 600 mil toneladas anuales la producción pesquera nacional; actualmente sólo se aprovecha la explotación de 250 mil kilómetros cuadrados de los mares mexicano (alrededor del 10 por ciento).

El director en jefe del INAPESCA, Raúl Romo Trujillo, detalló que el buque podrá realizar estudios oceanográficos, analizar las características físico-químicas de las aguas profundas -ocho mil metros e de profundidad- y análisis de hasta 200 metros por debajo del subsuelo marino, con lo que se obtendrá información científica de gran valor para el mejor aprovechamiento de los recursos marítimos del país.

A su vez, el comisionado nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), Mario Aguilar Sánchez, señaló que para el organismo es una invaluable la oportunidad de disponer de un buque de investigación, el primero en el país, con lo que se da respuesta a las instrucciones del Presidente Enrique Peña Nieto, de generar propuestas de solución para restablecer las poblaciones pesqueras a niveles de su máximo rendimiento.

El BIPO, construido en el Puerto de Vigo, España, tiene 59,23 metros de eslora (medida desde la proa hasta la popa) y 13 de manga (de estribor a babor), así como una autonomía de 40 días en alta mar y tienen capacidad para transportar a 22 científicos y 18 personas de tripulación.