B002/México, D.F.

  • ​En atención a una de las demandas más importantes de los productores, se anuncia la apertura de ventanillas para la toma de coberturas de riesgo de modo previo o durante la siembra de los cultivos.
  • Los incentivos a la comercialización estarán dirigidos principalmente a los productores agrícolas, con menos requisitos pero mejor supervisión.
  • Habrá incentivos especiales para almacenaje, fletes y costos financieros, así como para la ampliación y modernización de infraestructura.
  • Se promoverá la sustitución de áreas de maíz blanco excedentario por maíz amarillo y otros cultivos, al igual que la sustitución de trigos cristalinos por trigos panificables.
  • Los incentivos a la inducción productiva conllevarán el compromiso del productor de respetar un plan de cultivos programado para por lo menos cinco años. 
Como parte del proceso de la Reforma del Campo, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) emprenderá en 2014 un conjunto de cambios en las Reglas de Operación con el objetivo de eliminar trabas burocráticas y simplificar el acceso de los productores agropecuarios a los incentivos productivos.

En el caso de la Agencia de Servicios para la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (ASERCA) un cambio importante será que los incentivos a la comercialización estarán dirigidos principalmente a los productores agrícolas y los requisitos para la acreditación de la superficie y del volumen comercializado de los conceptos de apoyo serán simplificados mediante acciones de supervisión directa.

En cuanto a los conceptos de apoyo, se establecen tres nuevas líneas de acción de importancia relevante. En primer término y en atención a una de las demandas más sentidas de los productores agrícolas, se anticipa la apertura de ventanillas para la toma de coberturas de riesgo con antelación o bien durante la siembra de los cultivos.

Por otro lado, con el objetivo de equilibrar la oferta y la demanda de algunos de los principales granos y lograr con ello mejores precios para los productores, se promoverá la sustitución de áreas de maíz blanco, donde se producen excedentes, por maíz amarillo y otros cultivos en los cuales nuestro país es deficitario. Igualmente se impulsará la reconversión de cultivos de trigo cristalino por trigo panificable.

Otra línea de acción es la capacitación e información comercial. A este respecto, se creará el Centro de Información de Mercados Agropecuarios cuyo propósito es ofrecer información veraz y oportuna que permita tomar las mejores decisiones para la comercialización y desarrollar capacidades para concurrir con  mayor eficiencia en los mercados, lo que permitirá lograr un mayor equilibrio entre la oferta y la demanda, además de impulsar el acceso a mercados internacionales.

Entre los nuevos incentivos a la comercialización que estarán disponibles en 2014 y que atienden rubros estratégicos para lograr una mayor productividad, eficiencia y valor agregado del sector, están los incentivos para almacenaje, fletes y costos financieros, también para la certificación de calidad directamente en los centros de acopio.

Habrá además incentivos especiales para la ampliación y modernización de la infraestructura comercial, con el enfoque de crearla y desarrollarla, y en su caso se buscará modernizarla. En este sentido se procurará incorporar tecnología que permita una carga y descarga de granos más rápida y eficiente.

Algunos incentivos que continuarán son los relativos a la administración de riesgos de mercado, atención a problemas específicos de comercialización, la agricultura por contrato y la certificación de calidad del producto.

En cuanto a los incentivos a la inducción productiva, se establecerá el compromiso por parte del productor de llevar a cabo y respetar una programación de cultivos por un periodo mínimo de cinco años.