B048/México, D.F.
  • ​Por instrucciones del secretario Enrique Martínez y Martínez, durante este año se invertirán 600 millones de pesos en el Proyecto de Construcción de Pequeñas Obras Hidráulicas y mil 060 millones de pesos en el Proyecto Estratégico de Desarrollo de las Zonas Áridas, entre otros.
  • Las acciones son parte de las directrices del Presidente Enrique Peña Nieto en la Cruzada Nacional contra el Hambre para desarrollar el potencial del campo mexicano y elevar los niveles de producción de alimentos.
La Comisión Nacional de las Zonas Áridas (CONAZA) ejercerá este año mil 720 millones de pesos en acciones para disminuir los efectos del cambio climático, como la sequía, en el sector agropecuario de 19 entidades del país, informó su director general Abraham Cepeda Izaguirre.

El titular del organismo público descentralizado subrayó que se construirán obras hidroagrícolas en zonas áridas y semiáridas bajo los lineamientos marcados por el Presidente de la República Mexicana, Enrique Peña Nieto, –en la Cruzada Nacional contra el Hambre– para desarrollar el potencial del campo mexicano y elevar los niveles de producción de alimentos.

La política fijada por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) comprende la modernización integral del sector agroalimentario y mejorar las condiciones de vida de los productores de las zonas semiáridas del país, mediante el  fortalecimiento de sus capacidades para transformarlos en mexicanos productivos.

La CONAZA, con sede en la ciudad de Saltillo, Coahuila, promueve el desarrollo de las zonas áridas del país mediante el uso, manejo y conservación del suelo, el agua y la cubierta vegetal, con un enfoque preventivo y productivo.

Por instrucciones del titular de la SAGARPA, Enrique Martínez y Martínez, Cepeda Izaguirre destacó que de los mil 720 millones de pesos la Comisión Nacional de las Zonas Áridas aplicará 450 millones en su programa de Conservación y Uso Sustentable de Suelo y Agua (COUSSA), que tiene como objetivo contribuir a la conservación, uso y manejo sustentable del suelo, agua y vegetación.

La CONAZA destinara 610 millones de pesos para el proyecto Estratégico de Desarrollo de las Zonas Áridas (PRODEZA), que tiene como eje fundamental el mejoramiento del nivel de vida de los productores agropecuarios que habitan en localidades y municipios de alta marginación en regiones áridas y semiáridas del país.

A través del proyecto estratégico Construcción de Pequeñas Obras Hidráulicas (POH), la SAGARPA ejercerá 600 millones de pesos para garantizar que los productores cuenten con la infraestructura que les permita captar y almacenar agua para usos domésticos y pecuarios durante la etapa de estiaje, en las localidades rurales.

En estas acciones se incluye la construcción de bordos para abrevadero, presas de mampostería o concreto, aljibes y ollas de agua.

El director general de la CONAZA indicó que para asegurar el funcionamiento y alargar la vida de las obras se construyen además líneas de conducción, presas filtrantes de piedra acomodada, bebederos y canales de llamada, entre otras acciones.

Subrayó que el POH también es una fuente de empleo para los pobladores de las localidades atendidas, toda vez que genera jornales derivados de ejecución de las obras y acciones.

Zonas áridas y semiáridas

Las zonas áridas y semiáridas ocupan más del 50 por cierto del territorio de México. Entre sus características destacan la limitada precipitación pluvial, la alta evaporación y las fuertes oscilaciones térmicas anuales y diarias.

En el país se localizan principalmente en las regiones conocidas como desiertos Sonorense (Baja California, Baja California Sur y Sonora) y Chihuahuense (Chihuahua, Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Durango, Zacatecas, San Luis Potosí, Aguascalientes, Jalisco, Guanajuato, Hidalgo y Querétaro); en la Mixteca (Oaxaca, Guerrero y Puebla) y en el estado de Michoacán.