Como parte de los trabajos de construcción del primer buque mexicano de investigación pesquera y oceanográfica para aguas profundas, se realizó la botadura de esta embarcación que operará el Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) en aguas mexicanas del Océano Pacífico.


En Vigo, España, se llevó a cabo la “botadura“, proceso por el cual se pone a flote la embarcación para concluir su construcción, que actualmente registra un avance del 90 por ciento.


Luego del armado del casco de esta embarcación que tiene 59.23 metros de eslora (medida desde la proa hasta la popa) y 13 de manga (medida en el sentido transversal, es decir de una banda a otra -de estribor a babor) se puso a flote la nueva embarcación del INAPESCA.


En esta fase de la construcción, se efectúa el adrizamiento, procedimiento mediante el cual se coloca al navío en nivel de equilibrio, a fin verificar que no tenga inclinaciones cuando ya se encuentra a flote.


Asimismo, inicia el proceso de armamento, durante el cual se coloca toda la maquinaria de cubierta como maquinillas de arrastre, chigres, carretes para el almacenamiento de redes, cabulluría y cables que se emplearán en las diferentes maniobras de investigación.


Todo ello, junto con el sistema de grúas, equipo de salvamento y comunicación, los cuales son implementos necesarios para una navegación segura.


Durante este mes y los subsecuentes, el astillero concluirá la instalación de los sistemas de control, para posteriormente realizar pruebas de maquinaria, pruebas en amarras, estabilidad y emisión de ruido radiado al agua, a fin de cumplir con la normatividad internacional que aplica en la operación de este tipo de embarcaciones.


Se efectuarán también procedimientos de encendido de motor, operación de maquinaria y trabajos de muelle. Finalmente, se aplicarán rigurosas pruebas de mar, cuyo objetivo primordial es verificar el perfecto funcionamiento del buque.


El barco estará equipado con tecnología de punta, por lo que contará con un potente sistema de propulsión, motores diesel y eléctricos de baja emisión de ruido, moderno equipo de navegación y cubierta de alta tecnología (sistema satelital, plataformas y grúas para alto tonelaje y sistema de iluminación, entre otros).


Además estará dotado de instrumentos hidroacústicos y científicos de última generación para localización y evaluación de recursos pesqueros en las profundidades oceánicas.


Con esta embarcación será posible explorar gran parte de la extensión marítima nacional de más de 2.1 millones de kilómetros cuadrados de la región del Océano Pacífico, con lo que se podrá lograr un mejor aprovechamiento de los recursos.


Cabe señalar que la construcción del barco se lleva a cabo conforme a lo programado, por lo que éste será entregado al INAPESCA el próximo mes de diciembre para iniciar preparativos finales de traslado a nuestro país.