NUM.886 / México, D.F.

  • Se aplican recursos federales para la modernización de mil 070 embarcaciones mayores y ocho mil 313 menores, en beneficio de 62 mil 320 pescadores y sus familias. 

  • Para incrementar la capacidad de generación de alimentos, empleos y divisas, se han  otorgado permisos y concesiones para la pesca comercial de túnidos, y las compañías atuneras mexicanas realizan inversiones para ampliar su flota. 

El Gobierno de la República, a través de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), ha destinado, en lo que va de la presente administración, más de mil 304 millones de pesos para la modernización de mil 070 embarcaciones mayores y ocho mil 313 menores (pangas y motores ecológicos fuera de borda) en beneficio de 62 mil 320 pescadores y sus familias. 

Con esos recursos —canalizados por la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA)— se atendieron las necesidades de los pescadores y acuacultores de diversos estados del país a fin de dotarlos de las herramientas que les permitan incrementar la productividad. 

Lo anterior lo informó el comisionado nacional de Acuacultura y Pesca, Mario Aguilar Sánchez, quien precisó que con inversión de 417 millones 170 mil pesos se han modernizado ocho mil 313 embarcaciones menores, en beneficio de alrededor de 25 mil pescadores y sus familias.

Apuntó que en lo que va de la presente administración se ha apoyado más del 50 por ciento de la flota pesquera nacional, lo que ha permitido favorecer a mil 070 embarcaciones mayores con una inversión de 887.78 millones de pesos,  en beneficio directo de 37 mil 320 personas. 

Indicó que los pescadores que reciben una panga o un motor se vuelven más eficientes y productivos en las actividades de captura, incluso pueden realizar su actividad por periodos prolongados y tener más días efectivos de pesca al año. 

Abundó que al ser equipos más modernos y eficientes se reduce el consumo de combustible y aceite, lo que representa un ahorro directo para el pescador, además de que se reducen las emisiones de hidrocarburos contaminantes hacia el mar y lagunas, lo que a su vez contribuye a preservar las condiciones medioambientales en las áreas de pesca y de las especies de captura. 

Aguilar Sánchez informó para incrementar la capacidad de generación de alimentos, empleos y divisas se han otorgado siete permisos y concesiones para la pesca comercial de túnidos, propiciando con esto que las compañías atuneras mexicanas (con inversión netamente privada) amplíen su flota con la adquisición de siete barcos. 

Por cada navío las empresas invirtieron 175 millones de dólares, cada barco tiene capacidad de carga de mil 200 toneladas y es capaz de proveer el contenido de 50 millones de latas. 

Recientemente se incorporó a la flota atunera nacional el barco pesquero “El Duque” –uno de los barcos más modernos— propiedad de la empresa productora de alimentos Hérdez-Del Fuerte, que refuerza la flota nacional de túnidos y que ha convertido a México en una potencia en la industria del atún, la cual está preparada para ingresar a los mercados de Estados Unidos y de la Unión Europea con productos pesqueros selectivos y altamente sustentables. 

Precisó que México pesca atún con los más altos y avanzados estándares internacionales para la protección de los delfines y de los ecosistemas marinos, lo que ha sido reconocido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) con la medalla Margarita Lizárraga, máximo galardón internacional otorgado al sector pesquero a nivel mundial.