B0099/México, D.F.
  • ​Como resultado de la aplicación oportuna de las medidas fitosanitarias indicadas para el combate de esta plaga, la Raoiella indica no ha causado daños de importancia económica en unidades de producción agrícola.
  • Actualmente se ha confirmado su presencia en 68 municipios del país, pero se encuentra limitada a zonas urbanas, particularmente huertos de traspatio.
En 2014, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), destina un presupuesto histórico para el combate del ácaro rojo de las palmas (Raoiella indica), con una inversión de 10.69 millones de pesos.

Con este presupuesto se llevan a cabo las acciones fitosanitarias para proteger una superficie agrícola de 281 mil 191 hectáreas de coco, plátano y palma de aceite, que actualmente se encuentran libres de la plaga.

El Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA) estableció la campaña en 2010; y hasta 2013, el Gobierno de la República destinó un presupuesto total de 14.83 millones de pesos.

El ácaro rojo de las palmas es una plaga de importancia cuarentenaria que daña a plantas de cocotero, palma de aceite, plátano, heliconias, entre diversas palmas ornamentales.

Como resultado de la aplicación oportuna de las medidas fitosanitarias indicadas para el combate de esta plaga, la Raoiella indica no ha causado daños de importancia económica en unidades de producción agrícola.

Actualmente se ha confirmado su presencia en 68 municipios del país; no obstante, es importante destacar que la plaga se encuentra limitada a zonas urbanas, particularmente huertos de traspatio y áreas turísticas.

En abril de 2010, el SENASICA, con el apoyo de los Organismos Auxiliares de Sanidad Vegetal, implementó la campaña contra el ácaro rojo de las palmas en el estado de Quintana Roo, con el propósito de reducir los niveles de infestación de la plaga y mitigar el riesgo de dispersión hacia zonas agrícolas del territorio nacional.

La campaña opera en los estados donde se ha detectado su presencia: Quintana Roo, Yucatán, Tabasco, Campeche, Oaxaca, Chiapas, Veracruz, Nayarit y Jalisco.

En ella participan a nivel nacional 34 técnicos, entre los que se encuentran los coordinadores estatales, profesionales fitosanitarios y auxiliares de campo, quienes realizan acciones de exploración, muestreo, manejo de focos de infestación, diagnóstico, capacitación y divulgación.

Adicionalmente, coadyuva en el control de focos de infestación un total de tres mil 479 jornaleros, personal que periódicamente aplica acaricidas, poda, derriba y destruye material vegetativo contaminado.

El presupuesto para la Campaña, contempla también el Programa de Vigilancia Epidemiológica Fitosanitaria, que opera en los estados productores que no tienen presencia de la plaga: Baja California, Baja California Sur, Colima, Guerrero, Hidalgo, Michoacán y Sinaloa, con el propósito de detectar oportunamente la presencia de la plaga.

Con estas acciones se protege, a nivel nacional, la producción de coco, plátano y palma de aceite, estimada en tres millones de toneladas, con un valor de aproximadamente ocho mil 064 millones de pesos, de acuerdo con cifras del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP).

Cabe mencionar que la plaga fue detectada por primera vez en 1924 sobre hojas de cocotero en la India y se diseminó rápidamente por varios países del hemisferio oriental, en virtud de que esta plaga se mueve por aire.

En el Continente Americano, el ácaro rojo se reportó por primera vez en 2004 en Islas Martinica y Santa Lucía, región en la que se dispersó rápidamente por efecto de factores climáticos como vientos y huracanes, transporte de material vegetativo infestado y a través de la actividad humana.

Consecuentemente, se ha confirmado la presencia de la plaga en República Dominicana, Trinidad y Tobago, Guadalupe, San Martín, Puerto Rico, Haití, Estados Unidos, Venezuela, Cuba, Brasil y Colombia.

En México, la Raoiella indica se detectó oficialmente en noviembre del 2009 en los municipios de Isla Mujeres y Benito Juárez, Quintana Roo.

Al considerar los daños que Raoiella indica pudiera generar al campo mexicano, el SENASICA, a través de la dirección general de Sanidad Vegetal implementó la Campaña contra el Ácaro Rojo de las palmas.