Los ministros y viceministros de Agricultura de los países que integran el Comité Mundial de Seguridad Alimentaria (CSA) consideraron que el minifundio representa una realidad global para impulsar la producción de alimentos, toda vez que la mayoría de las superficies agrícolas están ya agotadas.


Coincidieron que en el proceso de integración se requieren inversiones públicas y proyectos orientados a crear más infraestructura agrícola, innovación tecnológica y acceso a cadenas  de valor para este sector social, el cual es fundamental para el futuro de los alimentos en el mundo.


Durante los trabajos del 40° Periodo de Sesiones del Comité Mundial de Seguridad Alimentaria (CSA) –con sede en la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)-, que se desarrolla en esa ciudad europea, los 145 países participantes, entre ellos México, definieron criterios para las inversiones públicas responsables a favor de la agricultura familiar, a fin de hacer efectivo el derecho a la alimentación y ser un garante de estabilidad política y social. 


En su intervención, el representante de la delegación mexicana, el subsecretario de Desarrollo Rural de la SAGARPA, Arturo Osornio Sánchez, afirmó que el tema de la seguridad alimentaria es de la mayor importancia para el gobierno del Presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien al inicio de su mandato puso en marcha el Programa “Cruzada Nacional contra el Hambre”.


Con respecto al minifundio, el funcionario destacó que el Gobierno de México ha trazado un plan de acciones para impulsar la asociación de pequeños y medianos productores en sinergia con la agricultura empresarial, así como en el manejo oportuno de inversiones públicas responsables que hagan del minifundio un esquema exitoso en México.


Precisó que la Cruzada Nacional contra el Hambre prevé atender a los mexicanos que padecen la doble condición de pobreza extrema y carencia alimentaria severa, a través de una estrategia de carácter incluyente y multidimensional que busca activar las cadenas productivas para evitar la dependencia de los subsidios y romper el círculo de la pobreza.


La iniciativa tiene una estrategia integral con perspectiva en derechos humanos con el propósito de  garantizar  alimentación nutritiva, suficiente y de calidad, así como el abasto seguro y oportuno de alimentos básicos a todos los mexicanos, indicó.


Explicó que la meta central del programa pretende que siete millones de mexicanos en pobreza extrema y con carencia de acceso a la alimentación puedan comer de forma digna y suficiente, así como transformar su entorno con vivienda digna, infraestructura básica, caminos, agua potable, drenaje, saneamiento, educación, salud y proyectos productivos que les permitan obtener ingresos y empleo.


Se trata, subrayó, de atender la pobreza en toda su complejidad, como lo exige un fenómeno multidimensional que tiene muchas aristas y factores causales.


Detalló que los objetivos de la Cruzada son: cero hambre a partir de una alimentación y nutrición adecuada de las personas en pobreza multidimensional extrema y carencia de acceso a la alimentación; eliminación de la desnutrición infantil aguda y mejoramiento de los indicadores de peso y talla de la niñez; aumento de la producción de alimentos y del ingreso de los campesinos y pequeños productores agrícolas, y reducción de las pérdidas potscosecha y de alimentos durante su almacenamiento, transporte, distribución y comercialización.


El director general de la FAO, José Graziano da Silva, expresó que en el 2013 en el mundo son 30 millones menos de personas con hambre, no obstante las dificultades económicas a nivel global se ha logrado disminuir el hambre, pero no hay que bajar la guardia.


El director general del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, Kanayo F. Nwanze, mencionó que todavía 842 millones de personas en el mundo no tienen alimento suficiente y que en el África Subsahariana sufre hambre el 25 por ciento de la población.


Por su parte, la directora general del Programa Mundial de Alimentos (PMA), E. Cousin, expresó que se han alcanzado progresos y que el hambre requiere aún de esfuerzos sostenidos de todos los actores.


A su vez, el secretario del Comité Mundial de Seguridad Alimentaria (CSA), Kostas Stamoulis, resaltó que actualmente dicho organismo cuenta con 124 miembros, incluyendo a la Unión Europea.


En sus intervenciones, muchos de los países que abordaron el tema, en general refirieron cierta mejoría de la situación alimentaria; Brasil y China  manifestaron que sí tuvieron mejoría.


El representante de Venezuela se refirió a sus programas alimentarios y destacó que hace alrededor de tres meses recibió dos premios internacionales por sus logros en sus programas alimentarios