NUM. 359 / México, D.F.

  • Especialistas del Instituto indicaron que esta tecnología ayuda a la identificación de la presencia del virus del mosaico común del frijol (BCMV), el virus  del mosaico común necrótico del frijol (BCMNV) y el virus del mosaico dorado amarillo del frijol (BGYMV). 

  • Esta innovación tecnológica permite evitar pérdidas en la producción de frijol de hasta un 80 por ciento, al tomar las medidas preventivas para la aplicación de insecticidas y controlar a los insectos vectores. 

  • Entre los usuarios potenciales de esta tecnología se encuentran los comités estatales y centros nacionales de Sanidad Vegetal, laboratorios de diagnósticos públicos y privados, universidades e institutos de investigación.  

El desarrollo de tecnología para la detección de tres de los principales virus que afectan el cultivo de frijol y el uso de semilla libre de virus permiten evitar pérdidas en la producción de hasta un 80 por ciento, señalaron investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP).

Los especialistas del Instituto –órgano desconcentrado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA)-  indicaron que con esta tecnología se identifica la presencia del virus del mosaico común del frijol (BCMV), el virus  del mosaico común necrótico del frijol (BCMNV) y el virus del mosaico dorado amarillo del frijol (BGYMV), distribuidos en México, principalmente en las regiones tropicales.

Bajo esta innovación científica, precisaron, se podrá diagnosticar la presencia de estos virus en el cultivo y tomar las medidas preventivas para la aplicación de insecticidas y controlar a los insectos vectores, así como determinar si la semilla será apta para su uso, lo que evitará la dispersión de virus.

La tecnología tiene un ámbito de aplicación mundial y se puede usar como prueba confirmatoria o directa para detectar específicamente y, en una sola prueba, a cualquiera de las tres especies virales.

Entre los usuarios potenciales se encuentran los comités estatales y centros nacionales de Sanidad Vegetal, laboratorios de diagnóstico (públicos y privados), universidades e institutos de investigación, destacaron.

Esta tecnología detecta simultáneamente y discrimina a nivel especie a estos virus, a través de amplificar in vitro fragmentos específicos del genoma, con la finalidad de identificar correctamente, y se utiliza en el INIFAP para el desarrollo de variedades resistentes.

El BCMV y BCMNV son los virus más importantes que afectan la producción del frijol en todo el mundo, producen las enfermedades de mosaico común y raíz negra.

Ambos se transmiten a través de la semilla producida por plantas infectadas y por áfidos (pulgones), por lo que el uso de grano o semilla infectada contribuye a la dispersión de estos virus en regiones productoras.

El BGYMV se encuentra principalmente en México y Sudamérica, y es transmitido por la mosquita blanca.

De acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), la producción de frijol en México es de alrededor de 1.2 millones de toneladas, con un valor estimado en 12 mil 832 millones de pesos.

Las principales entidades productoras son Zacatecas, Durango, Sinaloa y Chihuahua, las cuales aportan una tercera parte del volumen cultivado en el país.