NUM. 504 / Ciudad de México.

  • La pasta de calabaza ofrece sostener la producción de cría en las colonias de abejas.

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), a través de Instituto Nacional de Investigaciones, Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), desarrolló la tecnología “Suplementación de colmenas con pasta de calabaza”, innovación que ofrece un complemento alimenticio que sostiene la producción de cría en las colonias de abejas.

Mediante esta dieta se incrementa el número de abejas en la colonia, con una reducción en los costos de producción y una opción de alimentación en épocas de baja floración en las zonas del cultivo, aseguró la investigadora del INIFAP, Azucena Vargas Valero.

Destacó que la tecnología a base de una dieta de calabaza (Cucurbita pepo) como suplemento alimenticio para la alimentación de abejas en época de escasa floración, mantiene la fortaleza de la población de abejas hasta el inicio del siguiente ciclo.

Con esta nueva tecnología, el costo del suplemento alimenticio para las colmenas se puede reducir hasta en un 65 por ciento, ya que tiene un precio estimado de 3.33 pesos por kilo, mientras que las pastas elaboradas a base de polen y otros ingredientes cuestan alrededor de 9.63 pesos, explicó.

Actualmente, este tipo de calabaza se cultiva en los tres estados de la Península de Yucatán (Campeche, Yucatán y Quintana Roo), por lo que la tecnología puede introducirse a nivel regional y nacional, mediante una porción de 200 gramos de pasta de calabaza por colonia.

Datos del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP) señalan que México es el octavo país productor de miel y colabora con la disponibilidad mundial de este alimento con 3.4 por ciento.

Con dos millones de colmenas, la apicultura nacional genera un endulzante que, por sus características y calidad, es apreciado en los mercados nacional e internacional, principalmente en países europeos.

En el 2015, se registró una producción de miel alrededor de 62 mil toneladas, con un valor comercial de dos mil 400 millones de pesos y cuyos destinos principales en el extranjero fueron Alemania, Reino Unido, España, Estados Unidos y Canadá, entre otros.

Asimismo, el valor de las exportaciones del endulzante se incrementó en tres años casi un cuarenta por ciento, llegando en el 2015 a 155.9 millones de dólares,  cifra de la que casi un 50 por ciento corresponde a las compras realizadas por Alemania.