B081 / México, D.F.
  • ​El proyecto, que se lleva a cabo en Michoacán, prevé proporcionar información de las condiciones óptimas para un establecimiento exitoso con especies forestales como Pinus. pseudostrobus, P. michoacana y P. greggil.
  •  Los efectos positivos de la reforestación para la restauración de los ecosistemas forestales generan beneficios sociales, económicos y ecológicos, tanto en el área rural como en la urbana.
 
El Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) realizó un estudio para llevar a cabo la restauración de bosques en los municipios de Hidalgo, Zinapécuaro y Salvador Escalante, del estado de Michoacán, a través de la plantación de especies forestales nativas de la región.
 
El proyecto del INIFAP –órgano desconcentrado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA)- prevé proporcionar información de las condiciones óptimas para un establecimiento exitoso con especies forestales como Pinus. pseudostrobus, P. michoacana y P. greggil.
 
Para ello, se evaluaron nueve plantaciones de restauración localizadas en estos tres municipios, ya que el 69 por ciento de las especies utilizadas en reforestaciones tanto en plantaciones comerciales corresponden al género Pinus, sobresaliendo P. pseudostrobus, precisó el investigador del Campo Experimental Uruapan, Trinidad Sáenz Reyes.
 
Detalló que se trata de una evaluación de tipo biológica orientada a cuantificar la respuesta de la plantación, conocer el volumen, crecimiento, sanidad, efecto sobre el ambiente, conservación en los suelos, así como la adaptación y susceptibilidad a plagas de las diversas especies exóticas establecidas en diferentes condiciones ecológicas de la entidad.
 
Con la evaluación, señaló, se obtendrá información que sirva como referencia del estado general de las zonas forestales y las condiciones recomendables para su establecimiento, asegurando el éxito en el proceso de restauración.
 
El especialista del INIFAP aseguró que mediante este seguimiento se determina de manera sistemática y objetiva la relevancia, eficacia e impacto de las actividades previamente establecidas.
 
Además, dijo, es una herramienta que sirve para mejorar las acciones planteadas o en proceso, como futura planificación, programación y toma de decisiones, en favor del impacto ambiental de la zona.
 
De acuerdo con los ejes de acción de la autoridad forestal del país, la conservación, protección y restauración de este tipo de ecosistemas y sus elementos, así como de las cuencas hidrológicas-forestales, son asunto de utilidad pública.
 
Con base en la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable (LGDFS), se confiere al Estado la responsabilidad de desarrollar programas tendientes a lograr la restauración de los ecosistemas.
 
Los efectos positivos de la reforestación para la restauración de los ecosistemas forestales generan beneficios sociales, económicos y ecológicos, tanto en el área rural como en la urbana.
 
En las áreas rurales, por ejemplo, se genera en promedio unos dos millones de jornales cada año, lo que constituye una importante fuente de empleo.
 
Estos beneficios hacen que los programas para restaurar sigan vigentes y sean bien recibidas y apoyadas por las comunidades, al constituir acciones de mejora en calidad humana y ambiental, entre otros rubros.