NUM. 409/México, D.F.

El Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) trabaja de manera coordinada con especialistas de instituciones públicas y privadas para contar con un nuevo diseño de barco camaronero que propicie el ahorro de combustible, cuidado del entorno ambiental y adecuado manejo del producto a bordo.


El proyecto, que inició en junio de 2012, se encuentra en su fase de prueba y corrección de prototipos y se espera su conclusión para fines de 2013.


Catedráticos-especialistas de la Universidad Autónoma de Nayarit (a través de la Escuela Nacional de Ingeniería Pesquera) y el Instituto Tecnológico de Mazatlán y organizaciones del sector pesquero del Pacífico, colaboran con el INAPESCA en este proyecto, cuya aplicación iniciará una etapa de actualización y modernización de los barcos pesqueros de crustáceo en el mar territorial mexicano.


Tecnólogos del Centro Regional de Investigación Pesquera (CRIP), del INAPESCA en Salina Cruz, señalaron que la situación actual de la flota camaronera del país que opera mediante el sistema de arrastre de fondo en el Pacífico mexicano ha inducido al desarrollo de una investigación que concentra el esfuerzo de dichas instituciones con el fin de aportar nueva tecnología para mejorar las embarcaciones.


Destacaron que con la construcción del navío se busca establecer un modelo innovado de sistema de arrastre para la pesca de camarón, que reduzca el consumo de energético y el volumen de captura incidental, lo que tendrá como consecuencia un impacto favorable en la actividad.


Explicaron que el nuevo modelo de barco podrá sustituir a los que operan actualmente, cuyo uso ha superado su vida útil (considerado de alrededor de 30 años) y su arquitectura obedece a condiciones pasadas, tanto en el aspecto tecnológico como en la disponibilidad de recursos y costos de operación.


“Se trata de unidades cuyos materiales de construcción generan altos costos de mantenimiento para los industriales camaroneros”, destacaron.


Adelantaron que también está en estudio el diseño de un nuevo portón de arrastre de hierro (tiene la función de bajar y abrir la red durante el arrastre),  ya que los actuales, elaborados de madera con herraje, son menos eficientes, provocan afectaciones al fondo marino y consumen  entre el 25 y 35 por ciento de la fuerza de remolque que el motor produce.


Para complementar este proyecto se  evalúa el uso de un nuevo diseño de redes de arrastre, elaboradas con materiales más ligeros y resistentes,  con las que se han realizado cruceros de prueba que indican que es posible reducir hasta en 50 por ciento el volumen de fauna distinta del producto objetivo de la pesca que es el camarón.


Este esfuerzo conjunto presidido por el INAPESCA también busca hacer más eficientes las operaciones de pesca mediante la aplicación de nueva tecnología y el uso de materiales más ligeros y resistentes.


Estas acciones representan una alternativa para la preservación de los recursos pesqueros existentes y la protección de los ecosistemas marinos, acorde con  el compromiso del Jefe del Ejecutivo de promover el aprovechamiento de los recursos de manera sustentable.