Num.820/México, D.F.

​A nombre del Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo Villarreal, y del Secretario de Agricultura, Enrique Martínez y Martínez; conjuntamente con sus contrapartes canadienses, el Ministro de Comercio Internacional de Canadá, Ed Fast, y del Ministro de Agricultura y Agroalimentos de Canadá, Gerry Ritz, se da a conocer el día de hoy el siguiente comunicado sobre etiquetado de país de origen en los Estados Unidos de América (EE.UU) “COOL”.

La Organización Mundial del Comercio (OMC) hizo público el Informe Definitivo del Grupo Especial respecto a COOL:
 
La OMC ha confirmado una vez más lo que ya sabíamos durante todo este proceso: el requisito impuesto por los Estados Unidos de América a la carne de ganado bovino y porcino es una flagrante violación de sus obligaciones internacionales como miembro de la OMC.
 
La medida modificada de etiquetado conocida como COOL incrementa su carácter discriminatorio en contra de las exportaciones canadienses y mexicanas de ganado y está dañando a los productores, ganaderos, procesadores, trabajadores de plantas y distribuidores de estos productos en sus comunidades que se encuentran integrados de manera mutuamente benéfica en Norteamérica.
 
Canadá como México permanecen sumamente decepcionados con el hecho de que EE.UU. sigan intentando, a la fecha, defender esta política claramente proteccionista, que daña el comercio entre EE.UU. y sus principales mercados de exportación y también daña a los productores de ganado, a los procesadores y distribuidores de ese país.
 
La resolución dada a conocer el día de hoy por la OMC ofrece una oportunidad para que EE.UU. cumpla con sus obligaciones internacionales en esta materia.
 
Canadá y México conjuntamente urgen a EE.UU. a modificar su legislación nacional en materia de COOL y se restablezca un mercado norteamericano integrado para el ganado bovino y porcino, de tal manera que también se protejan los empleos y la prosperidad económica en los EE.UU., México y Canadá.
 
Canadá y México trabajarán conjuntamente para asegurarse que la medida proteccionista conocida como COOL llegue a su fin y que las obligaciones comerciales internacionales sean respetadas, incluyendo si fuere necesario, solicitar autorización a la OMC la posibilidad de imponer represalias comerciales en productos industriales y agrícolas que se exporten de EE.UU tanto a México como a Canadá.