B0400/México, D.F.
  • ​Con estas acciones se protegen más de cuatro mil 500 millones de dólares en productos hortofrutícolas de consumo nacional y de exportación.
  • La unión de voluntades entre países, instituciones y técnicos, permite ofrecer a los productores hortofrutícolas de México acceso a los mercados nacionales e internacionales en circunstancias de mayor competitividad.
Los gobiernos de México, Estados Unidos y Guatemala firmaron un convenio de cooperación para la prevención, detección, supresión y erradicación de la mosca del Mediterráneo, y otras moscas de la fruta de importancia económica en la región.

El convenio establece la creación de  la Comisión de Moscas de la Fruta de carácter trilateral, la cual permitirá agilizar las acciones que realizan los tres países para mantener a México y Estados Unidos libres de la Mosca del Mediterráneo y ampliar las áreas libres de la plaga en Guatemala.

Firmaron el convenio el director en jefe del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (SENASICA), Enrique Sánchez Cruz; el viceministro del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación de Guatemala (MAGA), Sebastián Marcucci, y el subsecretario de Agricultura de Estados Unidos, Edward Avalos.

En el caso de México, de acuerdo con la instrucción del titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Enrique Martínez y Martínez, estas acciones están encaminadas a proteger un bien público que para el país representa más de cuatro mil 500 millones de dólares en productos hortofrutícolas de consumo nacional y de exportación.

En el marco del I Foro Global de Expectativas Agroalimentarias 2014, la firma representa la unión de voluntades entre países, instituciones y técnicos, para ofrecer a los productores hortofrutícolas de México, acceso a los mercados nacionales e internacionales en circunstancias de mayor competitividad.

Cabe recordar que desde hace más de 38 años los tres países iniciaron el combate a la mosca del Mediterráneo, que es una de las plagas agrícolas más destructivas, ya que afecta la producción y comercialización de más de 250 productos hortofrutícolas.

A lo largo de este tiempo el programa ha demostrado su efectividad, ya que ha logrado evitar que la plaga se establezca en México y sostener una barrera de contención a 100 kilómetros de la frontera con Guatemala.

Desde 1975 el programa funcionó a través de la vía diplomática, que consistía en acuerdos bilaterales México-Guatemala, EUA-Guatemala y México-EUA, que con el nuevo convenio dejaron de tener vigencia, pero sirvieron de base para crear la Comisión.

Con la firma del Convenio de Cooperación se actualizan e integran los acuerdos bilaterales en un solo convenio trilateral, cuyo fin es fortalecer las estrategias técnicas y financieras, para responder de manera adecuada y efectiva a las condiciones actuales.

El convenio incorpora el combate a otras moscas de la fruta de importancia económica a través del desarrollo de capacidades, de técnicas innovadoras, transferencia tecnológica, infraestructura para la vigilancia epidemiológica y control de la plaga.

Mediante el nuevo convenio se alinea la estructura organizacional del Programa, se armonizan procedimientos administrativos y operativos, además de que se proporciona mayor certeza jurídica a las acciones que se realizan en él.