B0117/null

  • ​Presenta el documento estudios de 26 especies con potencial acuícola.
  • Promueve la innovación de tecnología y el desarrollo de la acuacultura.
El Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) concluyó la revisión y actualización de la Carta Nacional Acuícola (CNA) 2014, para lo cual se realizaron estudios sobre biotecnología, distribución geográfica, sistemas de cultivo y manejo sanitario de 26 especies con potencial acuícola y de gran demanda en el mercado.

El documento incorpora el estudio de ocho nuevas especies que se sumarán a las ya consideradas en la edición anterior, publicada el 9 de septiembre de 2013.  Para su elaboración, se contó con el apoyo de las subdelegaciones de pesca de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) -hoy pertenecientes a la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA)-, investigadores del propio Instituto,  universidades y centros de investigación.

Desde su primera publicación, en enero de 2011, la Carta Nacional Acuícola se ha constituido en una herramienta de consulta y orientación para el sector productivo acuícola nacional, así como en un instrumento promotor de innovación tecnológica y desarrollo sustentable de la acuacultura.

En su edición de 2014, la CNA presenta el estudio de 26 fichas informativas que serán incorporadas al documento actualizado, de las cuales tres pertenecen a vocación acuícola. Además, se presentan ocho correspondientes a nuevas especies, entre las cuales están el camarón azul, blanco del Golfo, café, trucha nelsoni, ostión americano y alga del género Uulva (laminilla o lechuga de mar).

Expone también un análisis sobre la vocación acuícola de la Laguna de Pueblo Viejo, en Tampico, y el Sistema Lagunar de Alvarado.

La CNA expone el nombre común y científico de cada especie, aspectos sobre morfología, ciclo de vida, hábitat y alimentación en el medio natural.

Asimismo, incluye datos sobre desarrollo tecnológico, características y artes de cultivo adecuados para cada organismo, lo cual contribuye a la aplicación de mejores técnicas en la actividad acuícola.

También hace referencia a las estrategias que se pueden llevar a cabo para la alimentación de los organismos en sus distintas etapas de cultivo (estado larvario, alevín, juvenil y madurez).

Muestra, además, cuáles son los rangos óptimos y recomendables  de los principales parámetros físico – químicos del agua en que las especies pueden crecer. En relación con los aspectos sanitarios, destaca la importancia de implementar medidas sanitarias para prevenir enfermedades y evitar mermas en la producción.

Adicionalmente, hace mención de los organismos que se cultivan con el propósito de estudio, investigación científica y experimentación en cuerpos de agua de jurisdicción federal, todo ello, orientado al desarrollo de biotecnologías o a la adopción de tecnología en alguna etapa del cultivo de especies.

En general, la CNA aporta a los productores información sobre cómo desarrollar mejor sus actividades acuícolas, a fin de propiciar mejores niveles de producción y lograr mayor competitividad en el mercado.

Actualmente existen en nuestro país más de dos mil 400 granjas acuícolas, cuya operación aporta al sector alimentario alrededor de 250 mil toneladas de productos; en este contexto, la Carta Nacional Acuícola se convierte en un importante instrumento promotor del ordenamiento de esta actividad en nuestro país.

El documento fue entregado a la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca y a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) para su revisión y posterior gestión, a fin de que sea publicada en el Diario Oficial de la Federación, acorde con lo estipulado en la Ley General de Pesca y Acuacultura Sustentables.