Num.991/México, D.F

En la sesión de la Comisión Directiva Nacional del PESA se presentó el Informe de Resultados 2014, el cual destaca los impactos productivos alcanzados en más de un millón de personas beneficiarias de este Programa que opera la SAGARPA.
 
La funcionalidad de este programa federal ha sido posible por la coordinación entre la SAGARPA con la FAO en México y los gobiernos de los estados, afirmó el subsecretario de Desarrollo Rural, Juan Manuel Verdugo Rosas.
 
El trabajo del PESA registra un cambio en las comunidades donde se lleva a cabo, al contribuir a una mejor gobernanza, la construcción del tejido social e integración de las familias, refirió la representante de la FAO en México, Nuria Urquía Fernández.
 
Las acciones puestas en marcha este año por el Gobierno Federal para mejorar la seguridad alimentaria e incentivar la producción en zonas rurales de alta marginación permitieron atender durante el 2014, mediante el Proyecto Estratégico de Seguridad Alimentaria (PESA), a 240 mil familias de 10 mil localidades de la República Mexicana.
 
Estos impactos alcanzados en más de un millón de personas de 24 entidades federativas con zonas rurales de alta marginación tienen lugar por los mecanismos de coordinación establecidos permanentemente entre la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) con la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO)  y los gobiernos de los estados, afirmó el subsecretario de Desarrollo Rural, Juan Manuel Verdugo Rosas.
Al presidir la Comisión Directiva Nacional del PESA, en la que se presentó el Informe de Resultados 2014, el subsecretario Juan Manuel Verdugo Rosas subrayó que la funcionalidad de este programa federal ha sido posible también por su Sistema de Seguimiento y Evaluación permanente de resultados en campo.
 
Además se ha establecido una cultura orientada a resultados, basada en un sistema de registro de volumen y valor de la producción de 54 alimentos diferentes en todo el país, subrayó el funcionario federal en el encuentro en el que también participó la representante de la FAO en México, Nuria Urquía Fernández.
 
Destacó que la sostenibilidad de los proyectos está basada en la promoción y el desarrollo de capacidades de las familias y grupos, así como en el seguimiento permanente de las Agencias de Desarrollo Rural, con lo que se ha hecho posible mantener activos los proyectos con resultados prácticamente al ciento por ciento.
 
Otro de los puntos a favor de la visión estratégica del programa PESA en México es que el modelo nacional ha sido capaz de aprender de su propia experiencia y lo ha traducido rápidamente en mejores instrumentos operativos-normativos, refirió Juan Manuel Verdugo.
 
La representante de la FAO, Nuria Urquía Fernández, reconoció la confianza que la SAGARPA deposita en el organismo internacional para trabajar como socios en el PESA e incorporarlo en programas emblemáticos de México, como el de la Cruzada Nacional contra el Hambre.
 
En la sesión de la Comisión Directiva Nacional, afirmó que entre los resultados del esquema PESA-SAGARPA se encuentran la puesta en marcha de 260 mil proyectos que operan y son productivos.
 
“Se trata de un nivel de mantenimiento elevado y un enorme logro, dadas las condiciones de trabajo en comunidades de alta y muy alta marginación del país”, recalcó Urquía Fernández.
 
Remarcó que el trabajo del PESA en el país registra un cambio en las comunidades donde se lleva a cabo, toda vez que permea en una mejor gobernanza de las localidades, la construcción del tejido social e integración de las familias. “Hablamos de una forma de enfrentar la realidad diferente”, apuntó.
 
El Proyecto Estratégico para la Seguridad Alimentaria es un programa puesto en marcha por la SAGARPA, con base en la metodología de la FAO en México.
 
El PESA contribuye al desarrollo de capacidades de las personas y familias que se encuentran en comunidades de alta marginación, para incrementar la producción agropecuaria, innovar los sistemas de producción, desarrollar los mercados locales, promover el uso de alimentos y la generación de empleos con el propósito de lograr su seguridad alimentaria e incrementar sus ingresos.