NUM.791 / México, D.F.

  • En el país más de dos millones de personas viven directa e indirectamente de la pesca: EDF de México. 

  • La rentabilidad de la pesca está en condiciones de crecer en 211 millones de dólares anuales en los próximos 20 años, destacó la directora general de este organismo, Laura Rodríguez. 

En México, uno de los principales productores de pescados y mariscos en el mundo, la pesca representa una actividad importante para más de dos millones de personas que viven directa e indirectamente de ella, indicó la directora general del Programa de Océanos de Fondo para la Defensa del Ambiente (Environmental Defense Fund, EDF)  en México, Laura Rodríguez Harker. 

Señaló que México está en el camino de incrementar su producción pesquera y el valor de la misma con la adopción de un sistema de manejo pesquero sustentable, el impulso al valor agregado de los productos y la puesta en marcha de políticas públicas e instrumentos para contrarrestar la sobrepesca. 

Destacó que, de acuerdo con cifras de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), el sector pesquero nacional genera más de 300 mil empleos directos, los cuales anualmente contribuyen a producir, en promedio, un millón 750 mil toneladas de pescados y mariscos. 

Este nivel de producción nacional nos posiciona internacionalmente en el lugar 16, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), apuntó.

La rentabilidad de la pesca en México estaría en condiciones de crecer en 211 millones de dólares anuales en los próximos 20 años con el fortalecimiento de las estrategias de manejo, como el Manejo Basado en Derechos (MBD) que en el caso de la curvina golfina, de manera conjunta con la CONAPESCA, se aplica exitosamente en el Alto Golfo de California. 

La CONAPESCA ha señalado que en la actualidad seis pesquerías relevantes son administradas mediante cuotas de captura, dentro de las cuales tres se establecen a través de Acuerdos Secretariales como la cuota de curvina golfina, pepino de mar y atún aleta azul, y el resto a través de los permisos de pesca comercial, como es el caso de las almejas, abulón y pulpo.  

Al presentar el estudio “Pesca y economía del océano: sustentabilidad y rentabilidad a nuestro alcance”, agregó que la adopción de este sistema también permite asegurar una producción sostenida con un crecimiento de 24 por ciento de captura e índices mayores de preservación de las especies marítimas, toda vez que México debe ser líder global en pesca sustentable. 

Rodríguez Harker consideró necesario fortalecer la transición de la productividad meramente extractiva a la de un procesamiento industrial que le dé valor agregado a los productos del mar, lo que dará al sector mayores ingresos y competitividad. 

La pesca es uno de los principales motores de crecimiento económico dentro de un nuevo modelo de desarrollo global en los océanos; se trata de una tendencia que busca revalorar y aprovechar de manera sustentable los bienes y servicios provenientes del mar –desde generación de energía hasta producción de alimentos— para beneficio del sector, abundó. 

En este escenario, puntualizó que México “está en un muy buen momento” para fortalecer su política pública de manejo pesquero sustentable y, por lo tanto, generar más valor. 

El estudio analizó los impactos en la estrategia de manejo en 28 de las más importantes pesquerías del país.