num 679/ México, D.F.

Mediante del esquema Agricultura por Contrato este año se ha apoyado la comercialización de 11.6 millones de toneladas de granos, lo que representa un incremento del 128.19 por ciento, respecto al 2012, informó la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA).


Con este instrumento operado por la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (ASERCA) se aseguró la comercialización de maíz, trigo, sorgo y soya, con precios acordes a las condiciones de mercado.


Así lo informó el director en jefe de ASERCA, Baltazar Hinojosa Ochoa, durante su participación en el Foro Internacional de Desarrollo Rural y Seguridad Alimentaria, donde abundó que con estas acciones se contribuye a la estabilidad de precios en el mercado agrícola.


Abundó que para la comercialización de las cosechas de sorgo y trigo del ciclo agrícola otoño-invierno 2013/14 (a levantarse entre los meses de mayo y julio del próximo año), desde el pasado 25 de septiembre y hasta el próximo 15 de noviembre, ASERCA tiene abierta la ventanilla para el registro de contratos de compra-venta a término.


Para el 2014, explicó, se pretende involucrar en mayor medida a los productores agrícolas para que a través de los mercados de futuros se determine con anticipación un precio para su cosecha y tengan la oportunidad de negociar su venta en un periodo más amplio.


Durante el evento organizado por Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural, Hinojosa Ochoa destacó que es necesario producir lo que el país requiere y los excedentes comercializarlos en el mercado internacional, como es el caso del maíz blanco, el cual se consume en gran medida en nuestro país y el resto se vende a Venezuela.


Adelantó que para el frijol, en próximos días se anunciará un esquema de comercialización, donde los excedentes de este producto serán comercializados en el extranjero.


Aseveró que para mitigar los riesgos en el sector se han establecido políticas públicas enfocadas en apoyar a los pequeños agricultores y se han mejorado los sistemas de comercialización. De esta manera, comentó, se busca contribuir a mejorar la seguridad alimentaria.


El director en jefe de ASERCA puntualizó que estos instrumentos tienen como objetivo fortalecer la cadena productiva y comercial agroalimentaria, dar certidumbre de ingreso al productor e incentivar la producción de granos y oleaginosas, entre otros.


Afirmó  que el uso de coberturas de precios para mitigar los riesgos de mercado, así como el de seguros agrícolas para los eventos climáticos y sanitarios, son importantes factores que garantizan la continuidad de la actividad productiva.


Esto permite que exista estabilidad en el precio ante los  riesgos de volatilidad en el mercado y fomenta la transparencia en la comercialización, agregó.


Subrayó también la importancia de comunicar a los agricultores las nuevas oportunidades de mercado para planificar su producción y satisfacer las necesidades de los consumidores en cuanto a calidad, variedad e inocuidad.


Participaron en el panel, el presidente de Cargill, David McLennan; el presidente de la Asociación de Organismos de Agricultores del Sur de Sonora (AOASS), Reginaldo Torres Rábago, y el director general de MINSA, José Cacho Ribeiro.