NUM.678 / México, D.F.

  • Pequeños empresarios fueron incluidos en el programa operado por la SAGARPA y el CIMMYT, lo que les ha permitido abrir nuevos mercados e incrementar sus ventas en diversas regiones del país.  

  • Participan en este esquema 42 compañías mexicanas que integran la Red de Semilleros MasAgro – Maíz.  

  • Se ha capacitado a más de 36 mil productores de maíz, trigo y cultivos asociados, quienes recibieron entrenamiento y asesoría técnica de MasAgro en agricultura de conservación y de precisión para aprovechar las semillas mejoradas, reducir costos e incrementar su productividad e ingreso en forma sostenible.  

Con el objetivo de incrementar la producción nacional de maíz en forma sostenible, 42 compañías de semillas mexicanas participan en el programa Modernización Sustentable de la Agricultura Tradicional (MasAgro), que impulsan la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) y el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT).

Las compañías semilleras participantes reciben semilla híbrida de maíz desarrollada con tecnología de vanguardia por expertos del CIMMYT -a través de métodos convencionales- para hacer pruebas comerciales, así como los progenitores de esa semilla híbrida que les permiten reproducir e incrementar los materiales que mejor se adapten al mercado nacional.

El Líder de MasAgro – Maíz en CIMMYT, Arturo Silva Hinojosa, explicó que como resultado de este esfuerzo de investigación y desarrollo de capacidades para la industria semillera nacional mexicana, las compañías que participan en el Programa produjeron 512 mil bolsas, de 20 kilogramos cada una de 2013 a la fecha, de híbridos MasAgro de alto rendimiento y capacidad de adaptación.

“Estamos comercializando materiales de MasAgro para trópico, subtrópico y Valles Altos, tanto amarillos como blancos,” señaló el director de la compañía Reproducción Genética Avanzada (REGA), Juan Manuel Osorio Hernández.

Abundó que la empresa se enfoca principalmente en la producción de semillas para el sur del país, con presencia en los estados de Chiapas, Guerrero y Veracruz, y actualmente, dijo,  “estamos casi al 100 por ciento con los materiales de MasAgro, con un volumen estimado de nueve mil bolsas de semilla híbrida este año”.

La directora de BIDASEM Productora y Comercializadora de Semillas -empresa nacional que opera principalmente en El Bajío-, María Esther Rivas Dávila, precisó que cuatro híbridos de MasAgro constituyen la mayor parte de sus ventas.

“Un 15 por ciento del portafolio de BIDASEM está constituido  por híbridos MasAgro, lo que equivale a dos mil sacos, pero en dos años, yo espero que los híbridos MasAgro representen cerca de 50 por ciento del portafolio de la empresa”, aseveró.

Otros semilleros de la red de compañías MasAgro comparten esta perspectiva de crecimiento, ya que en los próximos cinco años se estima alcanzar una comercialización de 50 mil bolsas, afirmó el  director de Investigación y Desarrollo de Agrícola El Caudillo, Rafael Padilla Ramírez,  compañía que comercializa seis híbridos de MasAgro: un amarillo y un blanco para Valles Altos, dos blancos y uno amarillo para el subtrópico, y uno más de alta calidad proteínica para el trópico.

Estos pronósticos de crecimiento son consistentes con la evolución en las ventas de semilla de las compañías mexicanas que participan en MasAgro. En los últimos cuatro años, las ventas acumuladas de semilla híbrida de 24 compañías asociadas a MasAgro aumentaron 46 por ciento.

Lo anterior, debido al desarrollo de nuevos híbridos de alto rendimiento que aumentan la disponibilidad de semilla parental y básica para las empresas participantes.

Los híbridos de maíz de MasAgro son competitivos por su capacidad de adaptación a factores adversos, tanto climáticos como biológicos, y por su rendimiento, así como por su resistencia a plagas y enfermedades.

El gerente de Semilla Mexicana de Occidente, Jorge Luis Ramírez Delgadillo, que comercializa híbridos MasAgro para las regiones productivas del subtrópico, indicó que los resultados también son positivos respecto al rendimiento de la semilla, ya que oscilan entre 12 y 14 toneladas por hectárea en Sinaloa, Nayarit, Jalisco y Michoacán.  “En Sinaloa nos dieron 14 toneladas, que anda muy parecido a la competencia”, acotó.

Los productores de semillas mexicanas coinciden en que MasAgro ha sido un programa muy efectivo para impulsar su productividad y expandir mercados.

Cabe señalar que MasAgro es un proyecto que fortalece la productividad agrícola en todos los eslabones de la cadena de valor de maíz y trigo de México.

Las actividades de MasAgro van desde generar información genética para conocer y sacar provecho de la biodiversidad del maíz y del trigo, mejorar semillas de maíz que son evaluadas y adaptadas a diferentes regiones, desarrollar las capacidades de las pequeñas y medianas empresas semilleras locales, y generar tecnologías agronómicas sostenibles.

En el país, más de 440 mil hectáreas han adoptado tecnologías y prácticas agronómicas sustentables de MasAgro, con lo que se han capacitado a más de 36 mil productores de maíz, trigo y cultivos asociados, quienes recibieron entrenamiento y asesoría técnica en agricultura de conservación y de precisión para aprovechar las semillas mejoradas, reducir costos e incrementar su productividad e ingreso en forma sostenible.

Más de 200 mil productores están vinculados a los sistemas de innovación de MasAgro, a través de alianzas con programas federales y estatales; el 21 por ciento son mujeres.