NUM.148 / Pijijiapan, Chiapas

  • El uso de las nuevas tecnologías y la difusión del conocimiento, aunado a las mejores prácticas, hacen que la producción de alimento mejorado sea cada vez más aprovechado en el país. 

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) apoyará a productores de la costa de Chiapas para que en menos de un año sean habilitadas 10 mil hectáreas de maíz destinadas al sector pecuario, en colaboración con el gobierno del estado y los ayuntamientos de la región. 

Así lo dio a conocer el coordinador general de Ganadería, Francisco Gurría Treviño, al encabezar -junto con el secretario del Campo, José Antonio Aguilar Bodegas- una demostración de silos de maíz para ganado, ante unos 500 ganaderos en el rancho Ojo de Agua del municipio Pijijiapan, Chiapas.

Gurría Treviño, quien asistió con la representación del titular de SAGARPA, José Calzada Rovirosa, subrayó que el uso de las nuevas tecnologías y la difusión del conocimiento, aunado a las mejores prácticas, como el cuidado del medio ambiente, hacen que la producción de alimento mejorado sea cada vez más aprovechado en el país. 

Mediante estas técnicas, abundó Gurría Treviño, se trata de ponerles un segundo piso a la ganadería de Chiapas y de todo el país, ya que la utilización del forraje ensilado constituye un parteaguas en la producción de ganado bovino, caprino y ovino. 

El ensilaje del maíz, dijo, es una técnica de conservación de forraje húmedo que genera una preparación de gran valor nutricional para el ganado, con lo cual se consigue un valor agregado ya que los animales logran mejor peso en poco tiempo y con menor inversión.

Otro de los beneficios del ensilado consiste en que las vacas que están en ordeña podrán incrementar la calidad y producción de la leche hasta en 2.1 litros diarios y se puede mantener la producción del lácteo aún en épocas de secas, a diferencia de la vaca que sólo pastorea. 

En la producción de carne, se logra una ganancia diaria adicional de hasta 400 gramos, así como un mayor aprovechamiento del potencial genético; los becerros logran un mejor desarrollo al tomar leche de vaca alimentada con ensilaje de maíz. 

Por su parte, el secretario del Campo de Chiapas, José Antonio Aguilar Bodegas, dijo que los principales objetivos de adoptar estas nuevas prácticas consisten en propiciar una buena producción de carne y leche. 

Añadió que se trata de manera directa y puntual a los ganaderos chiapanecos para ayudarlos a lograr una mejor productividad animal y destacó que la alimentación del ganado es fundamental para poder incrementar su producción y rentabilidad. 

Aguilar Bodegas insistió en que “la labor del gobierno no es venir a alimentar al ganado, la labor del gobierno es venir a fortalecer la organización de los productores, apoyar con lo que a ellos les falte para que lo puedan tener”. 

Por su parte, el director general de Monsanto América del Norte, Manuel Bravo, indicó que la visión es crear mercados mediante el desarrollo de innovadores modelos de negocio que generen valor y contribuyan a incrementar la productividad de quienes tienen la responsabilidad de llevar los alimentos a la mesa de las familias mexicanas.  

Esta visión de negocio no sería posible, añadió, sin la apertura y colaboración de los productores, así como al apoyo y acompañamiento puntual y oportuno de las autoridades y al espíritu de colaboración conjunta. 

Dio a conocer que la compañía, con una historia de 60 años de presencia en México, encontró en Chiapas un estado con apertura, legalidad y personas trabajadoras con gran sentido de responsabilidad.

A este evento asistieron el director de Vinculación del INIFAP, Jorge Víctor Soberanes, y los presidentes de la Unión Ganadera de la Costa, Ariel Orozco Macías, y de la Asociación de Criadores de Razas Puras, Juan Gabriel Trinidad Manzo y Gilberto Guillén Trinidad, entre otros.