NÚM. 001 / México, D.F.
  • El Instituto Nacional de Pesca informó que la más reciente campaña científica de la embarcación tuvo como objetivo generar información ambiental, biológico-pesquero y de batimetría, así como analizar los efectos del fenómeno del Niño y el Cambio Climático sobre la abundancia y distribución de poblaciones de interés pesquero en la región.

Después de concluir un crucero de investigación científica en la costa Occidental de Baja California, que abarcó un trayecto de 53 días –del 16 de septiembre al 12 de Noviembre de 2015–, el Buque de Investigación Pesquera y Oceanográfica del Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA) ha arrojado los primeros resultados de esta campaña científica.

De acuerdo con el organismo adscrito a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), el objetivo del recorrido fue el de generar información ambiental, biológico-pesquero y de batimetría, así como analizar los efectos del fenómeno del Niño y el Cambio Climático sobre la abundancia y distribución de poblaciones de interés pesquero en México, especialmente en la Zona Económica Exclusiva (ZEE) del Pacífico Mexicano (el recorrido comprendió, al norte, desde el límite de la frontera de México con los Estados Unidos, y finalizó, al sur, en las colindancias de Cabo San Lucas, en Baja California Sur, considerando desde la costa hasta la línea de las 200 millas náuticas).

En este crucero se generó información de las variables ambientales y de la existencia de organismos en la columna de agua como: zooplancton, huevos y larvas de peces, así como recursos pesqueros –entre ellos pelágicos menores y mayores–, además de información de las características del fondo marino (batimetría) en áreas específicas.

En la campaña se realizaron investigaciones con equipos hidroacústicos pesqueros, utilizados en el estudio de la densidad, biomasa y comportamiento de los peces, y de batimetría para recopilar información de la topografía marina.

Con estos dispositivos de última tecnología, el buque logró la detección de una montaña submarina de aproximadamente  mil 500 metros de altura, ubicada a 83 millas náuticas al suroeste de Ensenada, Baja California.

La campaña se agrupó y desarrolló en cinco componentes de acuerdo con el tipo de investigaciones que se llevaron a cabo: hidroacústico, biológico-pesquero, tecnológico, oceanográfico y planctónico.

En el componente de investigación biológico-pesquero se efectuaron actividades de capturas en las que se registró la presencia de los peces epipelágicos (dorados, túnidos, jureles y tiburones) y especímenes de calamar gigante (Dosidicus gigas).

De acuerdo con los resultados obtenidos, se estableció que las especies muestreadas están dentro de su distribución normal según las Guías de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO),  aunque llamó la  atención la presencia de dorado (Coryphaena hippurus), que se caracteriza por habitar en aguas cálidas de las zonas tropicales y subtropicales.

Al respecto, los investigadores consideraron que su ubicación en áreas tan al norte,  como lo fue la de su captura (límite de la ZEE), obedece a las condiciones atípicas actuales, debidas al fenómeno del Niño. Cabe mencionar que en esta estación la temperatura superficial del mar ha variado de entre 22°C y 24 °C, lo que es algo inusual y eso hace que especies de afinidad tropical como el dorado amplíen su zona de distribución.

Los propósitos del componente tecnológico fueron el efectuar lances de pesca (control) de arrastre de media agua y fondo, desarrollar actividades de pesca de calamar con máquinas automáticas y línea de mano, y realizar pesca de pelágicos mayores con línea de mano y señuelo.

A través del componente oceanográfico se estudió la Zona Económica Exclusiva y se obtuvo información que permite relacionar el comportamiento de los recursos pesqueros con la estructura hidrográfica vertical y horizontal, así como con la distribución y concentración de plancton (fitoplancton y zooplancton), nutrientes, concentración de oxígeno disuelto y de clorofila.

Para obtener la información de zooplancton colectado en la columna de agua, se realizaron muestreos continúo de huevos de pelágicos menores, oblicuos de zooplancton con redes bongo, y superficiales de zooplancton con red cónica, la cual es utilizada para trabajar en aguas superficiales.

Cabe destacar que el Buque de investigación Pesquera y Oceanográfica del INAPESCA es considerado una de las mejores plataformas oceanográficas para el desarrollo de estudios biológicos, pesqueros y de tecnología orientada al mejoramiento de la administración y aprovechamiento sustentable de los recursos marinos en el mundo.