Definir acciones de política pública que contribuyan a realizar el potencial de exportación hortofrutícola, lo que resultará en un legado transformador para el sector, es la finalidad del Programa Nacional de Agrologística, cuyo horizonte temporal de planificación es el 2030.