En la actualidad ésta práctica ha permitido el desarrollo económico de las zonas costeras, elevar los niveles de reproducción de animales vivos y de ornamentación; así como la producción de alimentos, a través del aprovechamiento de la enorme diversidad de especies existentes en las aguas dulces, de mar y las criadas en instalaciones bajo condiciones controladas.

 

La SAGARPA al respecto, y conforme a las Reglas de Operación de sus Programas, perfila el componente Desarrollo de la Acuacultura, que consiste en promover el aumento de la producción acuícola nacional, mediante el apoyo para la adquisición de equipamiento, insumos biológicos así como de asistencia técnica que contribuya al mejoramiento de las unidades de producción acuícola que se encuentren debidamente registradas dentro de la población objetivo:

 

Sus conceptos de apoyo son: Acuacultura rural (infraestructura y equipo, suministro de crías); Mejoramiento productivo de embalses (estudios para mejoramiento productivo y suministro de crías); Acuacultura comercial en aguas interiores; Maricultura infraestructura, equipamiento y asistencia técnica) y Adquisición de insumos biológicos (postlarva, semilla, crías y juveniles).

 

Los Gobiernos estatales fungirán como instancias ejecutoras en apoyo de los productores que habitan en los municipios de la Cruzada Nacional contra el Hambre y/o con alta y muy alta marginación definidas por el Consejo Nacional de Población (CONAPO), y emplearán el Fondo de Apoyo para el Programa Estatal de Acuacultura Rural.

 

La Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), impulsa este crecimiento con el propósito de construir un sector acuícola y pesquero productivo y competitivo que contribuya a la seguridad alimentaria y a la sustentabilidad en un marco participativo y de transparencia.