Por instrucción del titular de la SAGARPA, José Calzada Rovirosa, el próximo año, las reglas serán diferentes porque los componentes dirigirán como mínimo el 50 por ciento de su presupuesto a los pequeños productores; en el caso del Programa de Incentivos para Productores de Maíz y Frijol (PIMAF), este ejercerá en un 100 por ciento sus recursos para este sector productivo y el ProAgro, cambiará significativamente en favor de los pequeños productores.

Por otro lado, las reglas de operación para el presupuesto del 2017 se publicarán entre el 8 y el 10 de diciembre, con el fin de que la apertura de ventanillas comience en febrero y se apliquen los recursos lo más rápido posible.

Lo anterior tiene que ver con un criterio unificado respecto de los tres pilares del desarrollo del sector primario: agricultura, ganadería y pesca, donde todos los apoyos prácticamente se concentran en cuatro rubros: infraestructura, capacitación, paquete tecnológico e innovación.

En esos cuatro paquetes, estarán todos los apoyos que opera la SAGARPA, tales como maquinaria, equipamiento, infraestructura, sistemas de riego, extensionistas, entre otros, y contendrán los diferentes criterios que cada una de las áreas ha establecido.

Además se crea un nuevo Programa enfocado a la sustentabilidad, donde la parte fundamental es el tema del ahorro del agua en riego. La intención es estar totalmente enfocados a apoyar al productor para que los proyectos reditúen en empleos, productividad, alimentos y posicionamiento.

En hora buena por los pequeños productores y la SAGARPA, bienvenidos los cambios que los hagan crecer y amplíen su productividad.