Es un derecho que consiste en el reconocimiento que hace el Estado a través de la SAGARPA por medio del Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS), a favor de una persona física o moral, del mejoramiento que haya obtenido de una variedad vegetal de cualquier género y especie, debiendo ser nueva, distinta, estable y homogénea.

Para su obtención deberá cumplir los siguientes requisitos que la Ley Federal de Variedad Vegetales establece:

Novedad, Distinción, (destacar técnica y claramente ante cualquiera otra variedad) Estabilidad (conservar inalterados sus caracteres después de reproducirse o propagarse), Homogeneidad, (ser suficientemente uniforme en sus caracteres pertinentes, y finalmente Denominación, (ser diferente a cualquiera otra existente en el país o en el extranjero).

El registro de variedades mediante un Título de obtentor tiene un beneficio directo para el productor al fomentar la generación y transferencia de tecnología en variedades vegetales, incrementa la producción agropecuaria y permite que la nueva variedad vegetal sea aprovechada y explotada en forma exclusiva, asimismo fomenta la investigación y transferencia de nuevas tecnologías en materia de más y mejores variedades vegetales.

Hoy en día, México cuenta con un total 128 especies registradas, destacando el maíz, seguido de la rosa, fresa, sorgo, algodón entre otras, cabe resaltar el beneficio directo que obtienen las personas al tener acceso más y mejores variedades de vegetales.

Sabías que...

Entre las instituciones mexicanas que sobresalen por sus registros y títulos otorgados se encuentran el INIFAP con 304 registros y 222 títulos y la UACH con 62 registros y 31 títulos otorgados